since 2006

Posts Tagged ‘Oleguer’

¡Uh, uh, “Uleguer”!

In Barça on 21 julio 2008 at 9:36 pm

La noticia saltó este fin de semana: existen serias posibilidades de que Oleguer Presas acepte una oferta del Ajax para jugar en Amsterdam los próximos años. Muchos somos los que nos frotamos las manos ante la operación, ya que recibir dinero por un jugador que no va a contar mucho y ahorrarte su ficha es una sorpresa inesperada, aunque agradable.

Sin embargo, los que vemos con buenos ojos su venta quizá lo hagamos por distintos motivos. En las dos últimas temporas, esas en las que no se salva nadie del pim-pam-pum (excepto, quizá, Messi e Iniesta, y no siempre), el defensa canterano fue desapareciendo de las alineaciones de Rijkaard, unas veces por lesión y otras veces por decisión técnica. Se ha aprovechado además para atacar sus opiniones políticas catalanistas, y también se magnificó su asistencia a un rally como copiloto la temporada pasada. Ese parece haber sido, según algunos, el único bagaje de Oleguer en el Barça.

Leer el resto de esta entrada »

Liga, 1ª jornada: Racing de Santander 0, FC Barcelona 0

In Barça, Liga, Partidos 07-08 on 27 agosto 2007 at 12:16 am


Racing: Toño; Pinillos, Oriol, Garay, Luis Fernández (Ayoze, 45′), Jorge López, Duscher, Colsa, Serrano (Cristian, 74′), Munitis, Bolado (Smolarek (54′)

FC Barcelona: Valdés; Zambrotta (Márquez, 78′), Oleguer, Thuram, Abidal; Xavi, Touré Yaya (Deco, 69′), Iniesta; Messi (Henry, 61′), Eto’o y Ronaldinho.

Leer el resto de esta entrada »

¡Un esfuerzo más, Txiki!

In Barça on 18 julio 2007 at 3:34 pm

¡Vamos, Aitor, que tú puedes! La cosa se está perfilando, y la plantilla azulgrana del año que viene puede ser, a priori, histórica. Al menos sobre el papel. Pero un vistazo a ese papel nos revela que aún le queda trabajo a nuestro director deportivo.

Las bajas
¡Ay, las bajas! El panorama se va aclarando, pero… Hace un mes, la “lista negra” que todos teníamos en mente era, más o menos, Belletti, Sylvinho, Gio, Motta, Saviola, Ezquerro, Maxi López, Giuly y Oleguer. Saviola (R. Madrid), Gio (Feyenoord) y Giuly (Roma) ya están fuera, y Ezquerro parece que ya tiene pie y medio en el Athletic. ¿Qué pasa con Belletti y Sylvinho? Al primero parece que le cuesta decidirse, y del el segundo parece que la secretaría técnica no tiene previsto deshacerse. Ambos pueden ser válidos como suplentes en un momento dado, pero… ¿qué ocurre si Zambrotta o Abidal sufren una lesión de larga duración?

Por otra parte tenemos a Motta, con posibilidades de irse al Zaragoza, pero que solo quiere hacerlo con la carta de libertad. ¡Coño, Thiago, pero si libertad es lo único que has tenido desde hace años! Libertad para no entrenar, libertad para fiestear… Me temo que el italo-brasileño nos va a hacer otra “conejada”.

Maxi López. Hace una semana, su pase al Sporting de Lisboa estaba casi hecho. La cosa se truncó y ya no se ha vuelto a saber nada de él. ¿Qué va a pasar con “La Gallina”? Este año tampoco tiene sitio.

¿Y Oleguer? Olvídense. Sería como pedirle a Laporta que quitara las banderas catalanas del Nou Camp. Por lo tanto, a la espera de que Santi le de el sí al Athletic, mucho me temo que el capítulo de bajas se habrá terminado por este año…

Las altas
Hace casi dos semanas que Txiki anunció que ese capítulo estaba prácticamente cerrado. Hoy llega Milito a Barcelona, mañana pasará revisión médica, y luego toca presentación. Sin embargo, casi todos seguimos echando en falta a un mediocentro defensivo, papel que le van a adjudicar a Touré sin ser el suyo. ¿Sufriremos este año otro caso Gudjohnsen con el marfileño, condenado a rendir como un crack en una posición desconocida para el jugador?

¡Qué manía tenemos de fichar lo bonito en lugar de lo que hace falta realmente! Desde luego, lo que sí que está quedando claro es que nos estamos jugando la mitad de las posibilidades de la temporada que viene a una sola carta: el rendimiento de Márquez. O el mexicano vuelve a sobresalir como el fantástico mediocentro de la primera liga de Rijkaard, o Touré lo va a pasar muy mal, sobre todo cuando alineen por delante a Xavi e Iniesta juntos. Deco, por favor, no te lesiones…

Nacionalizaciones
¿Cómo va lo de Dos Santos? Creo que quedan cinco semanas para hacerle los papeles. Si no… tendrá que irse cedido. Tampoco es que me parezca mal: el exceso de delanteros hace que tanto él como Bojan vayan a tener posibilidades más bien escasas.

Como ves, Txiki, aún te quedan algunas cosillas que resolver antes de irte de vacaciones. Mueve el trasero, porque me temo que la afición no te perdonaría más sobradas tipo Maxi López, Saviola o Albertini…

Enlace: Txiki habla de las bajas (Sport)

Matemática ilógica

In Barça on 10 junio 2007 at 12:44 pm

Llegamos a la última jornada con las mismas posibilidades. Es decir, mirar el marcador de otro partido. Sin embargo, ahora es diferente. El Barça fue líder y, salvo descalabro en Tarragona, campeón de liga durante media jornada, pero el destino y (una vez más) varios errores nos bajaron de nuestra nube.

Para empezar, diré que no vi el partido del Barça en directo sino el resumen posterior de La Sexta. Sin embargo, el resumen me dijo todo lo que necesitaba saber sobre penúltimo descalabro azulgrana: que Rijkaard sigue empeñado en regalar la autopista del centro del campo por su insistencia con los “pinypones” sin mediocentro defensivo, que Oleguer no sirve de lateral (ni de nada, sospecho) y que volvimos a irnos a la ducha en el minuto 80.

Por no quedarnos, ya no nos queda ni el recurso de la pataleta arbitral. Messi, ese genio empeñado en imitar a Maradona en todo (“La mano de Dios” ha vuelto) no pudo por sí solo con un Espanyol que sabía perfectamente a lo que venía: a no perder para amargar a los miles de aficionados que hace un año se mofaban de su precaria situación clasificatoria. Solo espero que Lionel no imite a Diego en todo: pobre carrera con sus clubes, excelentes logros con la selección.

Como ya he mencionado, los errores del Barça vinieron anoche de todos los lados. Me gustó la decisión de sacar a Gudjohnsen en el puesto de Ronaldinho, aunque hubiese funcionado mejor si se hubiese hecho así durante toda la temporada, pero no entiendo al holandés cuando, recién recuperado Márquez y con Motta a punto, nos deja sin un medio defensivo que dificulte la tarea de Iván de la Peña. Por otra parte, lo de Oleguer saliendo tarde del fuera de juego es de juzgado de guardia. Ni es la primera vez, ni será la última. Si no fuese por su postura política, el señor Presas hace años que no estaría en esta plantilla.

¡Y es que tanto los dos goles de Tamudo como todas las oportunidades llegaron de la misma forma! Pase al hueco POR EL CENTRO y desmarque a la espalda. ¿Cómo nos pueden hacer la misma jugada una y otra y otra y otra vez durante el mismo partido? No merecimos ni empatar, a pesar de las mil ocasiones que volvimos a marrar en ataque. Un hecho, el de las ocasiones marradas, que se ha convertido ya en marca distintiva de la casa de este Barça de infarto.

Del Madrid tampoco hay mucho que decir: ellos creen desde hace meses en el título, y lo van a conseguir. Así de sencillo. Luego podremos graznar a gusto sobre que lo ha ganado porque Barça y Sevilla no lo han querido, pero el caso es que no ha habido narices, y punto. Lo del Sevilla, por ejemplo, también empieza a ser grave: anoche tuvo la enésima oportunidad para llevarse el gato al agua y empatar en el liderato (desplazando al Barça a la tercera posición), pero no supo desarmar a un Mallorca que ya me gustaría que lo hiciese igual de bien dentro de siete días. Visto lo visto en un lado y en otro, creo que el Madrid se merece el título liguero, y yo ya solo firmo el empate ante el Nástic para conservar la clasificación directa a la Champions, cosa que empiezo a no ver tan clara. El único motivo por el que desearía de todo corazón una debacle merengue el próximo domingo es para que se pegue un tiro Calderón, que ayer hizo el más absoluto de los ridículos dando la vuelta de honor en la Romareda por empatar de medio churro el partido, y cuando la matemática, esa señora ilógica y poco razonable cuando se trata de fútbol, aún no se ha decantado a su favor. Entre tanta celebración anticipada, me gustaría que Ramón encontrara tiempo para leerse el libro de estilo que el Madrid obliga a cumplir a sus jugadores, y se autosancionara por faltarle el respeto al Zaragoza, al Mallorca y al propio madridismo. ¡Que ya tienes una edad, hombre!

ACTUALIZACIÓN: Me acabo de percatar de que en marzo pronostiqué que el campeón sacaría probablemente 76 puntos… pero no imaginé que, seguramente, sería el Real Madrid.

ACTUALIZACIÓN: No puedo dejar pasar la ocasión de reflejar este ejercicio de periodismo fino y de pluma privilegiada. Señores y señoras, con ustedes el sinpar Tomás Guash. ¡Fuerte el aplauso!

Aquí, su particular visión del Barça-Espanyol. Leer solo si se está de buen humor.

La SEMANA (5º parte): Empate "messiánico"

In Barça on 11 marzo 2007 at 3:50 am

Partidazo. No desde el punto de vista del aficionado culé, claro, pero sí a los ojos del paladeador del buen fútbol y de las más altas tensiones. Seis goles, una expulsión, alguna jugada polémica, grandes paradas… y un héroe: el argentino Leo Messi.

Creo que para el aficionado culé el encuentro no presenta demasiadas dificultades para su análisis, y la mayoría de las conclusiones no son demasiado halagüeñas, ni para el entrenador ni para parte de la plantilla.

Esta es mi opinión jugador por jugador…


Víctor Valdés: Sigo pensando que es el mejor portero que hemos tenido desde el gran Javier Urruticoechea. A veces se le achacan errores en los despejes, que yo achaco a innecesarias cesiones de los defensas. Esta noche se ha destapado con un ramillete de excelentes intervenciones, hasta el punto de que van Nistelrooy, autor de dos tantos, todavía se ha ido a casa desquiciado.

Puyol: Como siempre, bravo fuera del área y un tanto fallón cerca del área pequeña. En los últimos tiempos, el capi ha perdido contundencia en la disputa de los balones aéreos. Aún así, ha estado más que correcto.

Thuram: Ya expliqué en mi análisis anterior al partido que ante el Madrid no se puede jugar con un defensa que se mete tan cerca de su propio portero, y mucho menos con una defensa de 3. Por si fuera poco, los balones que ha despejado le han dado en el culo o en el talón, se ha anticipado pocas veces, y tiende demasiado al corte espectacular, complicándole la vida a sus compañeros. Un ejemplo, el primero de Ruud. Sin embargo, Rijkaard tampoco tiene mucho para elegir en esa posición.

Oleguer: La pesadilla de su propio equipo. Antes, cuando entraba desde el banquillo para veinte minutos, cumplía bastante bien incluso cambiado de banda. Desde que es titular de unas semanas para acá, se ha convertido en el jugador más mediocre de todas las categorías del fútbol español. No sólo se ha lucido con un innecesario penalti a Guti y una entrada más innecesaria a Gago, sino que no ha ofrecido un pase en condiciones y ha obligado a Márquez a jugar en la banda durante todo el partido para cubrir sus errores de marcaje. Y no quiero que se me tache de oportunista. Ya lo comenté en mi anterior post: es más fallón que Belletti. Ante el Zaragoza se dejó robar la cartera en un salto por Diogo, ante el Liverpool en la ida hizo la falta infantil que dio origen al segundo gol inglés… La lista del último mes es interminable. El año pasado lo defendí a capa y espada, pero este año creo que habría dificultades para venderlo, incluso al equipo de mi pueblo.

Márquez: La foto del mejicano ya aparece en todos los cartones de leche con un mensaje que reza: “Desaparecido futbolista mejicano, moreno, alto. Responde al nombre de Rafa. Fue visto por última vez la temporada pasada.” No se puede jugar peor al fútbol. El árbitro le perdonó la tarjeta en la primera jugada, se la mostró en la segunda, y le perdonó la roja en un par de ocasiones, todas ellas por faltas en campo contrario con exceso de agresividad. Además, falló el 95% de los pases, se dejó robar la cartera por van Nistelrooy en varias ocasiones, y solo ganó un salto de cabeza en todo el partido. Yo ya no sabría qué hacer con este jugador. Hubiese sido injusto para el fútbol que hubiese marcado la volea de la segunda parte.

Xavi: En los últimos partidos parece como deprimido, como si fuese consciente de que ya no es el número uno en el centro del campo, y de que Iniesta le ha desbancado de ese puesto, y dentro de poco también en la selección. Ha perdido mucho del toque de apertura a las bandas que le caracterizaba, y esta noche ha jugado demasiado horizontal cuando se le ha visto. Regular.

Deco: Más de lo mismo. Voluntarioso en tareas defensivas, volvió a liarse en regates sin fin y medio taconazos que estropearon más de una buena ocasión de contraataque.

Iniesta: Nunca podré entender la nueva misión que Rijkaard le encomienda últimamente: estar en todas partes. Lo hace todo bien, recupera, reparte juego, se abre a banda, entra por el centro, tira paredes, dispara a puerta (¡tuvo el gol varias veces, maldito balón!)… El resultado es que llega al final del partido desfondado. Así y todo, el de Albacete es junto a Messi el futuro del Barça de los próximos diez años. Insustituible.

Ronaldinho: Empezó bien el partido mientras las fuerzas estaban igualadas. En la segunda aparte ni se le olió. Debió ser el sustituido en la reconfiguración del equipo en el descanso. Así y todo, Diarrá le hizo un claro penalti en el descuento, con el 3-3 en el marcador.

Eto’o: Me encantó. Se nota que le pone cachondo jugar contra el Real Madrid. Corrió, peleó, intercambió posiciones de ataque constantemente, dio la asistencia del primer gol, intervino ligeramente pero de forma decisiva en el segundo gol y tuvo un par de mano a mano con Casillas que pudieron sentenciar el encuentro. No mereció ser sustituido por la expulsión de Oleguer. Espero que su completa recuperación sea un hecho.

Messi: ¿Qué decir del pequeñajo? Él solito volvió loca a la defensa merengue, primero por la derecha y luego por el centro. Nadie pudo pararle en sus desmarques, y Torres, Ramos y Helguera ya tienen protagonista para sus peores pesadillas. Marcó un hat-trick, pero pudo hacer otros tres sin problema. En un par de años, si las lesiones le respetan, no habrá otro como él. Jamás, repito, jamás, debe salir del club. El Barça ha hecho a Messi (en más de un sentido), y Messi hará al Barça.

Belletti: Le dio la razón a lo que escribí el jueves. Por mucho que se diga y se escriba, era mil veces más adecuado que Oleguer para jugar hoy en la banda. Cumplió en los minutos que tuvo, y su inclusión como estilete de segunda línea por la derecha frenó las constantes acometidas del Madrid por ese lado.

Sylvinho: Salió para frenar la velocidad de Robinho, y no pudo sumarse al ataque como en él es habitual. Cumplió.

Gudjohnsen: Tuvo poco tiempo. Por un instante, pareció que iba a marcar un gol igualito al de Anfield. Merece más minutos, concretamente los que le empiezan a sobrar a Ronaldinho.

En cuanto al Real Madrid, me gustaron muchísimo Guti, van Nistelrooy y Casillas. Los demás no hicieron nada especial, por muchas páginas que mañana les dediquen Marca y As.

Para finalizar, el árbitro estuvo bastante bien, con algún matiz. Se tragó el penalti a Ronaldinho en el minuto 94, y solo le sacó amarilla a Ramos en la primera parte tras una dura patada por detrás al brasileño sin posibilidad ni intención de jugar el balón. Guily, que tuvo que ver el partido vestido de paisano por la roja que recibió hace siete días tras rozar a Dani Alves, tiene que haber alucinado… ¿Querría alguien recordarme en qué consiste eso del Villarato? Es que últimamente no me queda muy claro…

Conclusión: mi carrera hacia los 76 puntos acaba de sufrir un pequeño revés. Ahora hay que sacar 6 de 6 partidos en casa, y ganar 2 y empatar otros 2 fuera de casa. Y otro gol average perdido, además del del Valencia.

Suspenso para Oleguer, expulsión para Palomar

In Sin categoría on 8 febrero 2007 at 11:57 pm

Mi trabajo como docente a veces alimenta símiles como este que hoy me ocupa. Mal, muy mal hizo Oleguer en utilizar la sala de prensa del Nou Camp para lanzar sus alegatos políticos y para apoyar a un asesino no arrepentido, por muy de acuerdo que se esté con los nacionalismos y lo mucho que dé pena la foto del estado de salud de Juana de Chaos. Bastante politizamos ya todos los aspectos de nuestra vida como para hacer lo mismo con lo único que nos saca del hastío general: el fútbol.

Es por eso mi suspenso a Oleguer, un futbolista que siempre que acapara portadas nunca lo hace por aspectos deportivos, sino por su ideología. La libertad de opinión y de expresión está más que legitimada en nuestro país, gracias a Dios, pero hay que tener un poquito más de cabeza y pensar en el momento y en la platea en que se abre la boquita a los oídos del mundo.

Sin embargo, al igual que en mi instituto, los hay a los que no les basta con suspender las asignaturas, y se empeñan en liar una gorda tras otra hasta que consiguen que se les abra un expediente disciplinario y se les expulse del centro unos días. Tal dudoso honor recae esta semana en Roberto Palomar, periodista admirado y alabado por mí en tantas ocasiones, y autor de la mejor columna del Marca, “No se me enfaden”.

Hoy he tenido que hacer caso omiso del título de su columna y agarrarme un mosqueo. Las palabras del Sr. Palomar dirijidas hacia Oleguer (“La próxima vez que le piten un penalti en contra al Barcelona, ponte en huelga de hambre“) no sirven ni como chiste. Creo que se podría haber mostrado rechazo ante las ideas de Oleguer sin usar un chiste semejante, que por no tener no tiene ni gracia, y muchos menos convertir en divertida ocurrencia todo el tema del desgraciado aquel, quien, por cierto, está donde tiene que estar.

La ira del hombre tranquilo

In Barça on 14 enero 2007 at 1:04 pm

Dos puntos de nueve posibles. Esa es la racha que lleva el Barça en los tres últimos partidos de Liga. Es evidente, y ya no se puede ocultar con otras tonterías, que el equipo está dando claros síntomas de estar fundido a unas alturas de temporada en la que varios de sus rivales directos aguantan sin problemas (Sevilla, Zaragoza, Valencia…).

Otro que parece fundido es Rijkaard, que ayer nos dejó la imagen de la jornada en esa explosión de rabia a lo Rocky Balboa contra el banquillo. Lo que veía no le gustaba. Ni a nosotros, Frankie, pero es que nosotros no podemos hacer nada. Tú sí.

Todos los años se producen en algún momento “pájaras” de algún jugador, cosa normal, ya que es imposible encontrar las causas para el bajón de rendimiento de uno o dos jugadores. En cambio, cuando el agotamiento o incluso la apatía son generalizadas, está claro que hay que buscar un motivo común. Es alarmante el estado de forma de Puyol, otrora un valladar inexpugnable (el gol de Tamudo es, en gran parte, un error de marcaje del capitán), de Márquez (¿dónde estás, manito?), de Ronaldinho (sigue siendo temible a balón parado, pero no se va en carrera ni del árbitro), de Belletti (¿dónde está su explosividad de antaño?)… Además, está claro que el compañero adecuado para Ronaldinho por la banda izquierda es Silvinho, con el que se entiende mucho mejor que con un Gio que lleva dos años horribles. En la delantera, Gudjohnsen y Giuly siguen con la pólvora mojada, y el único que asiste a su cita con el gol es Saviola, un gran jugador que a final de temporada nos dará con la puerta en las narices. Justo cuando le supliquemos que se quede.

También existen quebraderos de cabeza en el medio campo. Edmilson no es el que era ni de lejos, y el ardor inconsciente de Motta no sirve para suplirlo. El Barça necesita un centrocampista defensivo que juegue delante de la defensa, o cambiar de sistema para no necesitarlo. En cuanto a Xavi e Iniesta, no hay mucho que decir. Este tipo de jugadores son capaces de ser los mejores del mundo, siempre y cuando a su alrededor las cosas funcionen de manera, al menos, correcta. Como eso no se vio en Monjuic, su discurso estaba abocado al aburrimiento.

Dos son, en mi humilde opinión, las causas de este sufrimiento invernal que estamos padeciendo: La primera es que estamos cayendo en los mismos errores de nuestros vecinos de la capital en las pretemporadas: glamour, publicidad, bolos infumables para sacarles la pasta a chinos, aztecas o lo que se nos ponga por delante, premios estúpidos, inauguraciones de hospitales para perros con ladillas… Cualquier gilipollez es buena, con tal de cansar a los jugadores y no prepararlos bien para la temporada. Alguno dirá que así se han vendido ocho zillones de camisetas del Barça y de calzoncillos con el dibujo de los dientes de Ronaldinho, pero… ¿de qué servirá, si los títulos vuelven a faltar? Por favor, señor Laporta y demás secuaces del departamento de marketing: la próxima pretemporada, corriendo arriba y abajo las Ramblas. Ni un avión más que los necesarios para los desplazamientos oficiales.

La segunda afecta exclusivamente a Rijkaard y su cuerpo técnico, y a la plantilla. El holandés ha conseguido un vestuario en el que nadie protesta por jugar más o menos, pero en el que se ha sustituido la idea del esfuerzo y el compromiso por la de “con el jogo bonito, las victorias llegan solas”. Y eso no es cierto. No se puede jugar todo el partido al tiki-taka, sino que hay que saber reconocer las fases por las que atraviesa un encuentro y jugar de la manera que exigen el marcador y el reloj. Rápido cuando hay prisa, lento cuando es necesario, y duro cuando no hay más remedio. Eso lo entendió a la perfección ayer el Espanyol: 6 de sus ocho tarjetas amarillas llegaron cuando ganaban 2-1. Nosotros lo fiamos todo a la carta de Márquez, Puyol y Valdés, y cuando dos de los tres no están finos, hacemos aguas.

También tengo para Berigistain. No puede ser que cuando dos de nuestros titulares más brillantes, como son Eto’o y Messi, se lesionan, nos llevemos las manos a la cabeza porque el jugador al que al principio no le dábamos ni dorsal (Saviola) se lesione también. Está claro que Gudjohnsen no aporta lo necesario, que este debe ser el último año de Giuly, y que Ezquerro jamás debió haber venido. Mala planificación, Txiki.

Dejo a Deco para el último. Está claro, todos lo sabemos, y él el primero: sin su participación, el medio campo es un colador, y la creación se atasca. No podemos dejar que entre en una espiral de excusas, malas caras y microlesiones sospechosas, ni que “desaparezca” sospechosamente de algunos partidos. Lo necesitamos, y él nos necesita a nosotros. Este problema con el brasileño hay que arreglarlo como sea.

Como ya hice en una entrada anterior con el Real Madrid, voy a ofrecerle gratis y por la jeta a Rijkaard mi solución táctica y mi alineación, hasta que lleguen el camerunés y el argentino. Lo primero es recuperar para el equipo titular a Oleguer, para que haga pareja con Puyol. Al capitán hay que recuperarlo físicamente como sea, ha perdido velocidad y, sobre todo, colocación. En los laterales, necesitamos a Zambrotta, pero mientras se recupera, habría que aprovechar para darle minutos a algún canterano. Belletti está fundido. En la izquierda, Silvinho ha sabido sobreponerse a su edad, cosa que Gio no, y además se entiende mejor con Ronaldinho por esa banda. De “5” debe volver a jugar Márquez, un puesto en el que sí rinde como debe. Deco acompañará un poco más adelante a Xavi o a Iniesta (aquí no sé decidirme). Ronaldinho (tras darle un par de collejas que no le vendrían nada mal), Saviola y Dos Santos deberían jugar en la delantera hasta que llegue el salvador.

El salvador no es otro que Samu. No por su olfato de gol, su movilidad ni su entendimiento con Ronaldinho, sino por sus cojons. Hambre en estado puro. Ganas infinitas. Lucha sin fin. Cabreo constante, mala hostia, sangre de ácido sulfúrico. Y si hay que escupir a alguien, se escupe. Está mal, muy mal, pero al menos no nos iremos a la ducha con cara de perplejidad y conformismo.