since 2006

Posts Tagged ‘Giuly’

La pieza débil

In Barça on 28 enero 2008 at 10:07 pm

messi270907_354x215_es.jpgCabreado aún por haber perdido dos puntos de manera tan lamentable en San Mamés, me he pasado todo el día recordando con nostalgia cómo era el sistema del Barça hace dos años y comparándolo con el actual. En apariencia, el puzzle es el mismo, un 4-3-3. Sin embargo, el cambio de piezas que ha sufrido el rompecabezas ha variado la imagen final.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Memoria selectiva

In Barça on 5 marzo 2007 at 4:12 pm

Hace falta ser muy cuco, o tener muy suelto los tornillos que sujetan la memoria al resto de la inteligencia, para seguir quejándose de los árbitros en la Casa Blanca. Y no, no me refiero a que lo que les quitaron ayer es lo que les regalaron en el derby. Me refiero a que Roberto Carlos jugará el clásico en el Camp Nou, y Giuly no. Un par de vídeos, mejor que mil palabras:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=8LFkZWiBfI0″>
La “terrible entrada alevosa” de Giuly, “merecedora” de tarjeta roja…

Y el resumen del Real Madrid-Getafe, “caricia” de Roberto Carlos incluida.

¿Aún quedan ganas de hablar del “Villarato”?

El Barça es único

In Barça on 20 febrero 2007 at 1:55 am

En efecto. Es el único capaz de tropezar varias veces en la propia piedra. El Valencia, el único equipo de España ante el que a priori siempre firmo el empate, nos la lía de vez en cuando, pero… ¡siempre de la misma manera! Nos cede el balón y espera agazapado, casi dormido se diría… Un par de contraataques, y adiós muy buenas. Gracias por venir, volved cuando queráis. Al estilo Zaragoza, vamos.

A veces creo que este Barça es como Homer Simpson. ¿Recordáis aquel capítulo en el que Homer quiere piratear la señal de la TV por cable? “Vaya, aquí hay un cable rojo, otro azul y otro verde. Tocaré el rojo, a ver…¡¡AAAAH!!” Calambrazo. “Probaré con el azul… ¡¡AAAAH!!” Calambrazo. “Volveré a probar con el rojo…”

¡Menuda primera parte que nos “regaló” el Barça! Por un momento, pensé que estaba viendo al Madrid en color azulgrana. Ni un solo regate, ni un solo desmarque, ni un solo pasito de ningún jugador sin balón… Nada. Bueno, sí, una jugada de Iniesta que cedió a Gudjohnsen, para que el islandés hiciese lo que mejor se le da: tirarla al lateral de la red. Esa fue toda la aportación del que algunos llaman dios escandinavo incomprendido e infravalorado.

Y en la segunda parte, más de lo mismo hasta que entró Messi. Al menos, a Rijkaard le habrá quedado algo claro: Leo tiene que jugar de titular sí o sí. Sus regates, desbordes y pillerías con el balón valdrán cien veces más cuando el equipo contrario no viva encerrado en su área para defender un resultado.

Otra cosa que debería ver Rijkaard es que, dada la inoperancia de Guddy y de Giuly, Saviola debe ser su primera opción en ataque hasta que no vuelva Eto’o. Juega bastante mejor que los anteriores, tanto con balón como sin él.

Sin embargo, el jugador que más me decepcionó en el día de ayer fue Zambrotta. Después de una serie de buenos partidos tras su reaparición, el italiano cuajó un mal partido, inoperante en ataque y ausente en defensa. En el primer gol se queda clavado sin reacción cuando la asistencia de Villa va hacia él, y en el segundo había dejado, como en casi todo el partido, todo su carril libre. Incluso vi a Ronaldinho recuperar un par de balones en la posición de lateral… Vamos, Zambrotta, que tu sei un ragazzo molto in gamba, ¡despierta!

En cuanto al tema de las expulsiones, ¿qué decir? Albelda y Deco son dos de los jugadores más macarras de la liga, así que… a la caseta. Me pareció bien. Lo que ya no entiendo tanto es que Butelle se escapara sin tarjeta roja, cuando realizó una carrera de treinta metros para salir del área hacia la banda y empujar con violencia a Messi, ¡estando el balón en juego! Y todo por no echar fuera una pelota cuando un jugador del Valencia estaba tendido en el suelo. Eso sí, para cuando Butelle llegó hasta Messi, el “muerto” ya se había levantado. Incomprensible que el meta acabara el partido.

En resumen: que no espabilamos. El mes de la muerte, como algunos han dado en llamar, no podía empezar de la peor manera. Nos queda el consuelo de que, bien mirado, no son más que tres puntos, y en esta liga de horrendos hay mucho margen de recuperación. No obstante, lo del miércoles es otra cosa. Si no viajamos a Liverpool con una renta cómoda del partido de ida, creo que ya nos podemos medio despedir de dos títulos (Champions y Copa).

La ira del hombre tranquilo

In Barça on 14 enero 2007 at 1:04 pm

Dos puntos de nueve posibles. Esa es la racha que lleva el Barça en los tres últimos partidos de Liga. Es evidente, y ya no se puede ocultar con otras tonterías, que el equipo está dando claros síntomas de estar fundido a unas alturas de temporada en la que varios de sus rivales directos aguantan sin problemas (Sevilla, Zaragoza, Valencia…).

Otro que parece fundido es Rijkaard, que ayer nos dejó la imagen de la jornada en esa explosión de rabia a lo Rocky Balboa contra el banquillo. Lo que veía no le gustaba. Ni a nosotros, Frankie, pero es que nosotros no podemos hacer nada. Tú sí.

Todos los años se producen en algún momento “pájaras” de algún jugador, cosa normal, ya que es imposible encontrar las causas para el bajón de rendimiento de uno o dos jugadores. En cambio, cuando el agotamiento o incluso la apatía son generalizadas, está claro que hay que buscar un motivo común. Es alarmante el estado de forma de Puyol, otrora un valladar inexpugnable (el gol de Tamudo es, en gran parte, un error de marcaje del capitán), de Márquez (¿dónde estás, manito?), de Ronaldinho (sigue siendo temible a balón parado, pero no se va en carrera ni del árbitro), de Belletti (¿dónde está su explosividad de antaño?)… Además, está claro que el compañero adecuado para Ronaldinho por la banda izquierda es Silvinho, con el que se entiende mucho mejor que con un Gio que lleva dos años horribles. En la delantera, Gudjohnsen y Giuly siguen con la pólvora mojada, y el único que asiste a su cita con el gol es Saviola, un gran jugador que a final de temporada nos dará con la puerta en las narices. Justo cuando le supliquemos que se quede.

También existen quebraderos de cabeza en el medio campo. Edmilson no es el que era ni de lejos, y el ardor inconsciente de Motta no sirve para suplirlo. El Barça necesita un centrocampista defensivo que juegue delante de la defensa, o cambiar de sistema para no necesitarlo. En cuanto a Xavi e Iniesta, no hay mucho que decir. Este tipo de jugadores son capaces de ser los mejores del mundo, siempre y cuando a su alrededor las cosas funcionen de manera, al menos, correcta. Como eso no se vio en Monjuic, su discurso estaba abocado al aburrimiento.

Dos son, en mi humilde opinión, las causas de este sufrimiento invernal que estamos padeciendo: La primera es que estamos cayendo en los mismos errores de nuestros vecinos de la capital en las pretemporadas: glamour, publicidad, bolos infumables para sacarles la pasta a chinos, aztecas o lo que se nos ponga por delante, premios estúpidos, inauguraciones de hospitales para perros con ladillas… Cualquier gilipollez es buena, con tal de cansar a los jugadores y no prepararlos bien para la temporada. Alguno dirá que así se han vendido ocho zillones de camisetas del Barça y de calzoncillos con el dibujo de los dientes de Ronaldinho, pero… ¿de qué servirá, si los títulos vuelven a faltar? Por favor, señor Laporta y demás secuaces del departamento de marketing: la próxima pretemporada, corriendo arriba y abajo las Ramblas. Ni un avión más que los necesarios para los desplazamientos oficiales.

La segunda afecta exclusivamente a Rijkaard y su cuerpo técnico, y a la plantilla. El holandés ha conseguido un vestuario en el que nadie protesta por jugar más o menos, pero en el que se ha sustituido la idea del esfuerzo y el compromiso por la de “con el jogo bonito, las victorias llegan solas”. Y eso no es cierto. No se puede jugar todo el partido al tiki-taka, sino que hay que saber reconocer las fases por las que atraviesa un encuentro y jugar de la manera que exigen el marcador y el reloj. Rápido cuando hay prisa, lento cuando es necesario, y duro cuando no hay más remedio. Eso lo entendió a la perfección ayer el Espanyol: 6 de sus ocho tarjetas amarillas llegaron cuando ganaban 2-1. Nosotros lo fiamos todo a la carta de Márquez, Puyol y Valdés, y cuando dos de los tres no están finos, hacemos aguas.

También tengo para Berigistain. No puede ser que cuando dos de nuestros titulares más brillantes, como son Eto’o y Messi, se lesionan, nos llevemos las manos a la cabeza porque el jugador al que al principio no le dábamos ni dorsal (Saviola) se lesione también. Está claro que Gudjohnsen no aporta lo necesario, que este debe ser el último año de Giuly, y que Ezquerro jamás debió haber venido. Mala planificación, Txiki.

Dejo a Deco para el último. Está claro, todos lo sabemos, y él el primero: sin su participación, el medio campo es un colador, y la creación se atasca. No podemos dejar que entre en una espiral de excusas, malas caras y microlesiones sospechosas, ni que “desaparezca” sospechosamente de algunos partidos. Lo necesitamos, y él nos necesita a nosotros. Este problema con el brasileño hay que arreglarlo como sea.

Como ya hice en una entrada anterior con el Real Madrid, voy a ofrecerle gratis y por la jeta a Rijkaard mi solución táctica y mi alineación, hasta que lleguen el camerunés y el argentino. Lo primero es recuperar para el equipo titular a Oleguer, para que haga pareja con Puyol. Al capitán hay que recuperarlo físicamente como sea, ha perdido velocidad y, sobre todo, colocación. En los laterales, necesitamos a Zambrotta, pero mientras se recupera, habría que aprovechar para darle minutos a algún canterano. Belletti está fundido. En la izquierda, Silvinho ha sabido sobreponerse a su edad, cosa que Gio no, y además se entiende mejor con Ronaldinho por esa banda. De “5” debe volver a jugar Márquez, un puesto en el que sí rinde como debe. Deco acompañará un poco más adelante a Xavi o a Iniesta (aquí no sé decidirme). Ronaldinho (tras darle un par de collejas que no le vendrían nada mal), Saviola y Dos Santos deberían jugar en la delantera hasta que llegue el salvador.

El salvador no es otro que Samu. No por su olfato de gol, su movilidad ni su entendimiento con Ronaldinho, sino por sus cojons. Hambre en estado puro. Ganas infinitas. Lucha sin fin. Cabreo constante, mala hostia, sangre de ácido sulfúrico. Y si hay que escupir a alguien, se escupe. Está mal, muy mal, pero al menos no nos iremos a la ducha con cara de perplejidad y conformismo.

Eto’o, ¿dónde estás?

In Barça on 22 diciembre 2006 at 12:55 am

Vuelve, por favor. Es una verdadera lástima que el control que despliega este centro del campo no pueda verse traducido en goles. El Atlético de Madrid, llegando una sola vez con claridad, nos ha empatado un partido que teníamos más que encarrilado. Al estilo del Internacional de Porto Alegre, vamos. ¿Estaremos asistiendo a la muerte del tiki-taka?

A partir del gol atlético, entre la dureza de los visitantes y un árbitro tonto, tonto, tontísimo, al que es mejor no darle ni los buenos días, no vaya a ser que te pegue un tiro, la cosa estaba sentenciada.

Pero la mejor broma de todas se la reservó Rijkaard. Gudjohnsen estaba hoy completando un partido bastante digno, jugando de espaldas, abriendo la defensa y trazando buenas diagonales. Y de repente al holandés se le ilumina la bombilla y lo sustituye por… Ezquerro. ¿Hasta cuándo va a durar la broma del riojano? ¿Qué pinta este hombre en el Barça? ¿De qué le sirve a una escuadra como la nuestra? ¿Qué pensará Saviola? Yo también he dicho alguna vez esa frase clásica que todos hemos pronunciado: “¡Ahí sale Santi! ¡Apa!” Pero deberíamos ponernos serios de una vez, y librarnos de todo lastre.

Xavi no se merece las “iluminadas” de Rijkaard, ni la apatía de Deco, ni los inútiles malabares circenses de Ronaldinho. El egarense ha completado uno de los mejores partidos que jamás le he visto, se ha comido al Atlético en el medio campo, y aún así se va sin premio (yo le hubiese dado a él el Pelotón de Oro y el FOFA World Player). Por cierto, que viendo hoy a Ronaldinho, no me extraña lo de Cannavaro . Su excelente gol de falta no debe cegarnos: hay que obligarlo a cumplir su contrato y no renovarle, y en cuanto haya una buena oferta, sacar tajada. Estoy hasta los mismísimos de monerías.

Preguntas sin respuesta: ¿Qué pinta Ezquerro en este equipo? ¿Y Guily en el banquillo? ¿Cuándo va a detener una Valdés, en los partidos en que solo le lanzan una? ¿Ha muerto el tiki-taka? Y por cierto, ¿dónde estaba hoy Torres? Y ya puestos, ¿quién le suministra las drogas duras a Andrés Montes?