since 2006

Posts Tagged ‘Emerson’

La semana más larga (capítulo 4)

In Barça on 6 junio 2007 at 12:05 am

Me encantan los panfletos deportivos, por lo previsibles que son. ¡Qué lástima que no se reconviertan en casa de apuestas, para poder arruinarlos!

En fin, que seguimos con la semana tocapelotas. No se me pierdan y sigan leyendo…


Para empezar, una de la selección, que la tenemos olvidada. No contentos con tocar las narices con las rayitas de las medias (Huy, huy, huy, que Puyol y Xavi esconden las rayitas de las medias porque no se sienten españoles!!!), el titular de la web de Marca en estos momentos es este: la selección española, sin azulgranas. ¡Tiembla, Barça! Pero, ¿en qué quedamos? ¿Queremos a la selección española los culés, o la despreciamos? Porque en el segundo caso (cosa que sale a la palestra cada vez que juegan los de Luis) este titular nos la traería floja… Además, ya que estamos con lo de las medias… si Puyol y Xavi odiasen las rayitas de la selección, ¿sería lógica que las pusieran en contacto con su piel, hacia dentro? Es más, ya que estamos de tontería: ¿son antimadridistas los jugadores merengues que manchan de barro la camiseta blanca? ¿La segunda equipación negra del Madrid es una provocación de Adidas al club blanco? Estoy hasta los mismísimos de los dichosos colorcitos… ¡A lo mejor Xavi se borró del partido de mañana porque la selección juega de blanco!


Es muy fácil escribir el guión del típico culebrón venezolano: muchacha de clase social desfavorecida se enamora de rico hacendado que ya tiene prometida, le hace un bombo, luego rompen por presiones sociales y familiares, y cuando el hacendado rompe con la pija para volver con la niña pobre, esta ya se ha casado con el mejor amigo del rico. Mil doscientos capítulos después, tras varios años, abortos, divorcios, bodas, muertes y demás, acaban juntos.

Bien, pues lo mismo pasa con el Marca. Dos de cada tres días tocan las narices con Samuel Eto’o. En el MD hacen una doble pirueta mortal, metiendo en el “paquete Galliani” a Emerson. Pues vale, mira, fácil lo tiene cualquiera: 100 millones por el camerunés encima de la mesa, y empezamos a hablar. Pero no me vengas con Gilardino o con unos ridículos 50 millones de mierda, porque te vas a hacer el viaje a lo bobo.


¡Y aquí está la “joya” del día! Viendo que los estúpidos rumores sobre Saviola se la traen al pairo al barcelonismo, ahora resulta que nos tocan a un titular de plantilla. Ya no saben qué hacer para tratar de dinamitarnos el vestuario. ¿De verdad es creíble que, en pleno desenlace de la Liga, un titular del Barça le va a trasladar al club una oferta del Real Madrid? Por favor, señores, aquí hay alguien al que no le funciona bien la pelota… Estoy seguro que mañana aparecerán rumores con algunos posibles nombres. Mis apuestas: Iniesta, Márquez o Zambrotta. ¿Por qué? El de Albacete porque ya se le intentó relacionar con un candidato a la presidencia blanca hace un año, el italiano porque sería el único refuerzo lógico que vería para el Madrid de los del Barça, dado que a Michel Salgado se le va a largar, y el mejicano… el mejicano porque cuadra con lo que decía ayer de que a la prensa capitalina le falta tocarnos los c…centrales.

A todo esto, sigue sin aparecer ni rastro en las webs de Marca y AS una mención a la Copa Cataluña ganada por el Barça en los penalties. Vale que el título en sí tampoco es gran cosa, pero… ¿Os imagináis el portadón que hubiesen sacado mañana de habérsela llevado el Espanyol? ¡Si hasta en el AS remaban a favor de que Cataluña “siguiera siendo blanquiazul”!

Guía de capítulos:
La semana más larga (capítulo 1)
La semana más larga (capítulo 2)

La semana más larga (capítulo 3)

La semana más larga (capítulo 5)
La semana más larga (capítulo 6)

La semana más larga (capítulo 7 y último)

Anuncios

En busca del Marca perdido

In Sin categoría on 21 febrero 2007 at 4:46 pm

Entre montones de publicidad, ventanitas java o flash, anuncios de casas de apuestas, enlaces varios a noticias intrascendentes, y grandes titulares sobre las butifarras de Van Bommel, que al parecer fueron las culpables del medio naufragio de ayer en el Bernabeu, he conseguido encontrar una mini-noticia: Emerson se negó ayer no solo a jugar, sino a calentar cuando se lo pidió Capello.

¿Dónde está esa enorme portada que debería anunciarlo? ¿Algo así como “Ahora se niega Emerson”, “Hay caso Emerson”, o incluso “Mañana toca rajada”? ¿Por qué ese “favoritismo informativo” con Eto’o? ¿Es que lo de Emerson es menos relevante? ¡Qué vergüenza de periodismo!

Quizá sea un poco pronto para andar buscando reacciones. A ver qué cuentan hoy en la tertulia del Intermedio de Radio Marca. Pero creedme: no esperéis una salida de tono de ninguno de los implicados, ni una rajada de esas que tan de moda están. En la Casa Blanca nadie incordia a nadie hasta que no se decide cómo trampear la noticia, y entonces los periódicos publicarán lo que se les diga. Con Samuel se jugó diferente. Muy sucio, incluso. Antes de que acabara el partido ante el Racing de Santander, las portadas del Marca ya estaban decididas y casi impresas. Y en cuanto salió de su casa, ya tenía docenas de periodistas tirándole de la lengua, buscando lo que al final consiguieron: poner de los nervios al azulgrana, y conseguir la tan famosa rajada.
Me gustaría oír lo que Emerson tiene que decir. En primer lugar, acerca del entrenador que, si bien lo ha defendido sin motivo alguno cuando el jugador no ha dado pie con bola, ayer se bajó los pantalones no alineándolo tras ofrecer un paripé de arranque de orgullo ante el engominado de la galaxia, afirmando que a él nadie le dice quién tiene que jugar. En segundo lugar, acerca del propio Mijatovic, un director deportivo que malvende lo bueno que tiene, desprecia a media plantilla, e impone a la otra media, solo para justificar los pésimos precios que le cobran por los jugadores. Y en tercer lugar, ya que estamos, que explique cómo ha conseguido engañarnos durante casi una década, haciéndonos creer que era uno de los mejores centrocampistas de Europa. Hasta que llegó al Madrid, claro.
Pero vamos a lo que vamos. ¿Por qué no leo en la prensa madrileña pérfidas y sibilinas acusaciones contra el brasileño, como hicieron con Eto’o? No pasa nada, yo ofrezco algunas. Emerson tiene envidia del cabello perfecto de Beckham. Emerson no tiene amigos, ni en la plantilla ni en su casa. Emerson tiene celos del Balón de Oro concedido a Cannavaro, pues piensa que se lo tenía que haber llevado él. Emerson está provocando su salida, porque Abramovich viene con la billetera a llevárselo. Cisma en el Real Madrid: o Emerson, o Diarrá. Uno de los dos tendrá que dejar el equipo. Y el entrenador también, ya que ha quedado gravemente perjudicada su imagen.
¿Veís que fácil, Marca? Cogéis los periódicos de los últimos diez días, y donde pone Eto’o escribís Emerson. Y listo. ¿O es que negarse a cumplir las órdenes de tu jefe es distinto para unos que para otros? ¡Ay, qué bien os han venido las butifarras de van Bommel!

Primeras soluciones (??)

In Sin categoría on 9 enero 2007 at 4:59 pm

Reunión de urgencia de Capello, Pedja y Calderón. Al finalizar, declaraciones tajantes de Pedja: “Sabemos cuáles son los problemas y tenemos las soluciones“.

Al día siguiente, esas primeras soluciones consisten en hacer los entrenamientos a puerta cerrada, en ceder a De la Red al Zaragoza y en insinuar la venta de Diarrá, que hace cuatro meses era la solución anti-Barça y costó 26 millones de euros (más de 4.300 millones de las antiguas pesetas), al Inter de Milan. De aquí, concluyo que los problemas del Madrid eran Diarrá (no me lo creo) y la prensa (ahí les doy un punto de razón).

¿Nos hemos vuelto locos o qué? Diarrá, por su juventud, espíritu y despliegue físico, es de los pocos jugadores de esta plantilla que deben conservarse sí o sí. El problema es que, al igual que Makelele en su etapa en España, debe jugar al lado de alguien que sepa lo que es pasar un balón en condiciones (Celades en el Celta, Guti en el Madrid). Con Emerson de pareja, se hunde el equipo entero.

Humildemente, y como simple aficionado al fútbol, le ofrezco gratis a Mijatovic y a Capello la solución a sus quebraderos de cabeza deportivos:

1. Vender si se puede, y si no dar la baja, a los siguientes jugadores: Emerson, Raúl, Ronaldo, Cassano y Cannavaro. Al mismo tiempo, empaquetar a Capello en una caja de cemento y tirarlo al mar. ¡Fuera todo rastro italiano! En España, esa mentalidad no sirve para nada. Y tampoco en Champions, si no te clasificas entre los cuatro primeros (cosa que, a este paso, no se conseguirá).

2. Darle el mando del centro de la defensa a Helguera y a Sergio Ramos. Los laterales para Michel Salgado (de los pocos que se dejan los huevos en el campo) y a Marcello. También se puede poner a Helguera con Pavón o Mejía, y darle el lateral derecho a Sergio Ramos, pero Cicinho está a punto de volver. El brasileño me parece fundamental por esa banda.

3. Un doble pivote formado por Gago y Diarra, con Reyes por delante, y Robinho y Beckham por las bandas. Otra variante válida sería Gago de medio centro, con Guti por delante, y las bandas para Robinho y Reyes.

4. En el primer supuesto, Van Nistelroy de delantero. En la segunda, el holandés e Higuaín.

5. Construir una máquina del tiempo y recuperar los canteranos de los que se ha desecho en los últimos meses, y que podrían estar reforzando de manera notable a la plantilla en estos momentos: De la Red, Arbeloa, Soldado, Jurado…, y subir al primer equipo a Nieto y a Javi García. En lo único que puedo aplaudirles en cuanto a su política con la cantera, es en haberse desecho de Rubén, el central que ahora naufraga y hace el ridículo en el Racing de Santander.

6. Mijatovic también debería dimitir. Trajo a jugadores de los que ahora se duda (Emerson, Diarrá, Cannavaro…), y fracasó estrepitosamente en las demás negociaciones, ya sea por fallidas (Kaká, Cesc…) o por caras (Gago, Diarrá).

Espero que se me perdone si he dicho alguna barbaridad con estos consejillos. De todas formas, yo soy culé, y por mí pueden seguir así toda la vida. Ahora me preocupan más el Sevilla, el Zaragoza y el Valencia. Incluso miro más de reojo al Atlético de Madrid. Qué tiempos corren, ¿verdad?