since 2006

Archive for 3/09/08|Daily archive page

Verdades y mentiras al desnudo

In Barça, Mala prensa, Selección Española on 3 septiembre 2008 at 2:57 pm

Los compromisos de la selección nacional nos dejan sin fútbol de club que llevarnos a la boca durante un par de semanas, pero al menos los culés tenemos el (triste) consuelo de las semifinales de la Copa Cataluña, que disputaremos el martes 9 ante el club de Joan Gaspart, el Sant Andreu.

Pero la selección no mola, y no digo a la afición. Me refiero a la prensa. Una vez que se empieza a dejar en paz a Bojan por las estúpidas palabras de Antic amenazando con convocar al chaval, y tras aclarar el azulgrana su intención de vestir la elástica roja (tres ruedas de prensa ha tenido que emplear para ello, porque había periodistas que parece que no estaban convencidos), el fútbol de selecciones no tiene el tirón suficiente para llenar páginas. No es cuestión de falta de glamour, o de que nunca ganemos nada (ya no se puede decir eso), sino falta de color rosa en las noticias sobre la Española. Y hoy en día, sin color rosa no hay portadas deportivas.

Por eso, el tema Robinho le ha venido de perlas a la prensa. Y si la cosa no es lo bastante rosa, le echamos un bote de pintura entero para colorear el asunto todavía más. La noticia no era suficiente noticia con el hecho de que Robinho se ha ido por pasta (incontestable) y también por menosprecio de su club con respecto al affaire Cristiano (incontestable también). Había que añadirle pinceladas como “Piérdete Robinho”, “Es un llorón”, “El vestuario huele a alcohol”, “Niño mimado”, etc, etc, etc. Como si la personalidad del jugador o de los dirigentes del Real Madrid tuviesen algo que ver en la forma de producirse los acontecimientos. Más valdría examinar con lupa la personalidad del propio fútbol de hoy en día, verdadero talón de aquiles de este mercadeo que insistimos en seguir llamando deporte.

No venía, empero, a hablar de esto. Venía a hablar de axiomas falsos, verdades a medias y manipulaciones que la prensa ha arrojado sobre el Real Madrid y sobre el FC Barcelona en las últimas décadas. Repasemos algunas de estas trolas:

El Barça juega bien, pero el Madrid gana los títulos.

Pues mira, no. Es cierto que durante casi tres años el fútbol del Barça ha maravillado al mundo entero y el Madrid parecía haber tocado fondo en los últimos años de Florentino, pero esta mentira ya se comentaba antes. Quitando estas épocas, lo cierto es que el Barça ha desarrollado durante muchos años un fútbol de opereta, de mendigo con cabra y corneta, muy bonito de cara a la galería pero con efectividad nula. Mientras tanto, se decía que el Madrid ganaba de suerte y eso también es mentira. Hay algo en la efectividad de los merengues, en la manera de atacar de forma directa y en el modo en que remontan partidos a base de corazón y escudo que los hace justos merecedores del 95% de los títulos ganados en su historia. Ya quisiera yo que nos dejáramos de cañitos, gambeteos, sombreritos y chilenas y nos dedicáramos a meter dos goles de cada cuatro oportunidades generadas.

Eso en cuanto al juego. Pero los títulos, sobre todo en las últimas dos décadas, no han sido una exclusividad del Real Madrid. Los blancos han ganado en este periodo prácticamente el mismo número de Ligas que el Barça y una Copa de Europa más, pero los azulgrana también han conquistado Copas del Rey y Recopas. Por el camino, Valencia, Sevilla, Deportivo, Espanyol o Zaragoza se han llevado torneos domésticos y europeos aprovechando que los grandes se miraban el ombligo entre ellos.

Los cracks del Barça salen por la puerta de atrás, y en Madrid se les trata bien.

Este es el más claro ejemplo de manipulación mediática de los últimos 30 años. Cierto es que jugadores como Schuster, Maradona, Ronaldo, Rivaldo, Romario, Riquelme, etc tuvieron un final de contrato convulso con el Barça, pero lo que los medios y la afición madridista parecen olvidar es que esta característica no es exclusiva de los catalanes. El propio Di Estéfano tuvo una salida indigna del Real Madrid en su momento, y no es difícil echando la vista atrás acordarse de casos como Luis Enrique, Figo, Ronaldo (otra vez), Roberto Carlos, Hierro, Makelele, Beckham o los propios Baptista y Robinho. Amigos, démonos cuenta de la verdad: Cuando un gran jugador se va de un gran club, siempre hay jaleo. Ni todos los cracks salen mal del Barça, ni a todos los cracks se les ha dispensado un trato exquisito en el Madrid.

El Barça compra caro y vende barato. El Madrid siempre hace buen negocio.

Esta es otra de las buenas. Las cantidades pagadas por jugadores como Overmars (36), Henry (24), Abidal (15), Riquelme (ni me acuerdo), Saviola (otro tanto), Gerard (lo mismo) o Mendieta (¿dónde anda este?) no están acordes ni con su rendimiento ni con el dinero que se ha sacado (o se puede sacar) por ellos. Ventas a precio de ganga como las de Deco (10), Giuly (3), Rivaldo (Gratis), etc no hacen sino acrecentar este axioma. Sin embargo, se hicieron grandes negocios con las compra-ventas de jugadores como Stoitchkov, Romario, Figo o Ronaldinho, sobre todo teniendo en cuenta el rendimiento deportivo que ya habían generado y las condiciones particulares de cada caso. De todo hay en la viña del señor.

El Real Madrid ha hecho un grandísimo negocio económico (y yo creo que deportivo también) con la venta de Robinho, un buen jugador con la cabeza en otra parte y por el que se ha sacado un poco más de lo que costó tres años atrás. Sin embargo, la gente parece olvidar atracos sufridos por la entidad blanca como la propia compra de Robinho (36 millones cuando cuatro meses antes estaba casi firmado por 12), Robben (36 kilazos de cristal, aunque puede triunfar), Beckham (un pastón para ganar una Liga y un Supercopa de España en cuatro años), Ronaldo (costó 45 y se fue por 7), Woodgate (comprado por 24 millones por un Camacho que dimitió a la semana siguiente y vendido por la mitad tras haber marcado más goles en propia puerta que en la contraria), Cicinho (casi regalado a la Roma), Baptista (comprado por 24 y vendido a precio de risa sin jugar nunca de manera regular), Reyes (mejor ni hablar de este), o Saviola (coste 0 de traspaso pero una ficha indecente para jugar las segundas partes de la Copa del Rey). Ya lo veis: en cuestión de negocios no hay demasiadas diferencias.

En el Madrid todos trabajan, en el Barça se van de permiso.

Se está hablando mucho (con razón) del permiso concedido a Eto’o al día siguiente de la derrota en Numancia para acudir a Mozambique a un acto de UNICEF. Parece que la época de permisos para ciertos jugadores del Barça sigue. Y puede parecer que solo los Márquez, Deco, Ronaldinho o Eto’o se ausentan de las sesiones de entrenamientos, pero en todas partes cuecen habas. ¿Es que Beckham o Zidane no disfrutaron nunca de esos permisos publicitarios? ¿Ni Casillas? Venga ya…

En fin, se podría hablar de otras falacias como “el vestuario del Barça es una bomba y el del Madrid es una balsa de aceite”, “Txiki es un inútil y Mijatovic un caballero”… pero prefiero dejar que las comentéis vosotros. Desde luego, todo es del color del cristal con el que se mira, pero no por ello tenemos que dejar que la prensa nos la quiera meter doblada. Ni la del centro, ni la del morro de la piel de toro.

Crema catalana: La semifinal de la Copa Cataluña del martes puede ser perfecta para que Guardiola vuelva a ver en acción a Pedro y se dé cuenta de que tiene que acojonar más a Messi con el canterano. Es nuestro único extremo puro, y se le deben dar oportunidades. ¿Qué mejor que en el Nou Camp ante el Racing?

Cuajada: Al final, Zigic se escondió para estar ilocalizable ante su posible censión al Racing. Menudo desprecio a una afición que le idolatró tanto hace dos años. Por lo menos, ten la cara de salir a la palestra y decir que prefieres quedarte como último delantero del Valencia. Aquí a Cantabria no mereces volver, y bien que te arrepentirás.

Anuncios