since 2006

Entre sombras

In Barça, Champions League on 29 abril 2008 at 4:27 pm

Llevaba unos días preparándolo. Había conseguido un doble juego de sábanas gracias a un amigo de la lavandería, y unos amigos del Jardín Digital me habían metido una lima del 15 en un Bollycao rancio. El problema era el ruido que harían los barrotes al limarlo, pero eso no era nada que no tuviese solución: bastó con conseguir que Bonilla no se tomara la medicina esa tarde. Como era de suponer, sus gritos pusieron en danza a todas las enfermeras, lo que me permitió trabajar con tranquilidad en mi ala del sanatorio.

Cuatro nudos en otras tantas sábanas, un poco de equilibrismo y ya estaba en el jardín. Atravesé la zona de bancos sin mirar atrás, con una meta clara: el tercer arbusto contando desde la esquina de la izquierda. Solá se había pasado la tarde cortando la valla justo en aquel punto con unos alicates sisados del taller. Me daba un poco de pena irme sin poder despedirme como era debido de mi amigo Solá, el Culé Milenario, como yo lo llamaba. Sin embargo, el astuto anciano se había encargado de despedirse a su manera: enganchado a la valla había un sobre con mi nombre. En su interior, una ficha de damas con un número escrito: el 19. ¡Bendito Solá! Lo voy a echar de menos.

Una vez fuera del recinto, solo me quedaba caminar 200 metros bosquecillo adentro hasta la roca con forma de “orejona”, donde Lucas, el repartidor, me había dejado algo de ropa vieja, una gorra y una bicicleta. Pero justo cuando ya pasaba una pierna por encima de la bici, una voz a mi espalda hizo que casi me orinara encima.

—Eh.

Me di la vuelta despacio. No podía creerlo. Era la “Ronaldinha“, la enfermera de grandes piños.

—Esto… hola, yo…

—Vale, vale, no te esfuerces. No hace falta que me cuentes milongas. Te he pillado escapándote para ver mañana la semifinal de Old Trafford, ¿verdad?

—Bueno…

—Debería dar parte, ¿sabes? —Dio una larga calada a su cigarro—. Nadie puede saltarse el tratamiento así como así. Negar la propia enfermedad que tenéis todos los culés solo puede haceros más y más daño. ¿Acaso crees que, por un azar del destino, el Barça va a jugar un partido como no se le ha visto en dos años? ¿Así, de repente? —Otra calada—. No, amiguito. Moscú está vetada para vosotros. No es vuestra hora. Vuestro tiempo se pasó… y el mío también.

—¿Vas a llevarme de vuelta? —le dije, un poco cansado ya de tanto sermón.

—¿Yo? No. ¿Qué me importa a mí, en realidad? Dentro de nada estaré lejos de aquí, en Italia, y entonces… ¡que se vaya al infierno este hospital, y todos los pacientes con él!

—Pues si no te importa, me voy.

He pasado la noche pedaleando. No quería parar en el primer pueblo, sino llegar hasta la ciudad para poder confundirme entre la muchedumbre. Llevo todo eldía metido en los baños cerrados por avería de unos grandes almacenes. Os escribo en estos pedazos de papel higiénico con la esperanza de que algún día podáis leerlos. Son las 17:10. Hora de salir y de encontrar un bar donde ver el “partido bisagra” de la temporada. Una victoria o un empate salva el año, y justifica esta enfermedad mental que tantos sufrimos. Una derrota me sumergirá en un profundo estado de locura que será irreversible durante mucho tiempo.

Curiosamente, no estoy nervioso. Siento una gran expectación ante lo que pueda ocurrir, pero la ansiedad no me consume. Acaso sea por lo que dijo Frank Rijkaard esta semana: “Este es el partido del año. Llegó la hora.” Dentro de menos de cinco horas, la culerada saldrá de dudas. ¿Estábamos ante un bache que se había prolongado durante demasiado tiempo, pero con posibilidades auténticas de ganar un título? ¿O por el contrario, todo ha sido un espejismo, una ilusión, una “remar para morir en la orilla?

Dios, hoy vamos a ganar. Como sea.

Necesito un buen abrigo para Moscú.

Como sea.

Anuncios
  1. Nos ha llegado tu nota, espero que disfrutes de tu libertad esta noche!

    dewww!

  2. […] original: Un culé en la corte del rey Merengue Publicado por admin el 29 de Abril de 2008 en […]

  3. Disfrútala saliendo por la noche y tal, porque viendo a estos jugadores es imposible pasarlo bien.

    dewww!

  4. Remamos todo lo que pudimos…pero un torpedo inglés nos hundió muy cerca de la orilla. Hicimos algún intento de contraataque, mientras , pese a la vía de agua, el bote se mantenía a flote. Pero nuestra pólvora estaba mojada…y nos hundimos sin remisión.

  5. Ala, pase patrás y al centro…chupinazo en la escuadra…es lo que tiene…la moral os delató un mal augurio…
    Saludos

  6. Bueno, como todos sabíamos cuando se conoció el emparejamiento, el Manchester está en la final.

    En cuanto nos ha tocado el primer rival serio en champions (Celtic y Shalke no son rivales serios) pues para casita.

    Ahora otra vez a hablar de la autocomplacencia y esos rollos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: