since 2006

Pero entonces… ¿qué es el "galacticidio"?

In Barça on 30 julio 2007 at 12:10 am

En todas partes se habla de “galacticidio”. ¿Y eso qué es? Busco en el diccionario de la RAE, que ni limpia, ni fija, ni da espendor, aunque manda. Nada. ¿María Moliner? Nada de nada. ¿Espasa Calpe? Ni de coña. ¿Qué significa, pues, el dichoso término?

Leyendo la prensa deportiva, tanto la de papel como la electrónica (blogs incluidos, cómo no), parece ser que la mayoría de la gente coincide en que significa una progresiva masificación en el mismo equipo de fútbol de cracks de talla mundial, masificación que es directamente proporcional al desequilibrio táctico y disciplinar que originan en la plantilla.

No obstante, lo que en realidad me interesa es dilucidar si la “galactización” es lo mismo que el “galacticidio”. Parece que algunos piensan, tomando como modelo el Real Madrid de Florentino, que uno y otro término, si no sinónimos, son como poco causa y efecto. Y aquí es donde entra una corriente de pensamiento que opina que al Barça le está pasando esto.

Dicha corriente procede en gran parte del madridismo, consciente de que las mejores estrellas del planeta ya no residen en la capital si no al otro lado del puente aéreo. Por este motivo Guti, uno de los capitanes blancos, se apresuró hace poco a decir que el Barça es un cúmulo de estrellas, pero el Madrid es un equipo.

Otra corriente de pensamiento al respecto es la del forofo culé, sentimentaloide, coleccionista de cromos y posiblemente gran jugador de PC Fútbol y Pro Evolution Soccer, que cree que cuantas más estrellas mejor, y que se deben retirar en nuestro club. Desde este punto de vista, sería fantástico que Ronaldinho, Eto’o, Messi, Henry y todo crack mundial que se quiera apuntar al proyecto blaugrana firmara por 10 años, y que en esos diez años todo fuese néctar y ambrosía, gloria bendita, estadios a rebosar, y doce ampliaciones del museo del Barça para albergar los títulos.

Mi corriente de pensamiento es otra. Opino que “galactización” no es lo mismo que “galacticidio”, y que llenar el equipo de cracks, si el tema egos se logra controlar, es gloria bendita para cualquier plantilla. ¿En qué se distinge mi parecer del del forofo sentimentaloide al que aludía antes? En que yo a mi receta le echo una pizquilla de filosofía Cruyff: Los cracks, como mucho cuatro años de contrato. Y es precisamente en el modelo florentinista en el que me apoyo. El Real Madrid no se “galacticidió” por “galactizarse”, sino por dejar morir de viejas a sus estrellas dentro del club. Al pájaro hay que darle libertad en plenas facultades. Sí, es posible que al año siguiente lo suframos en nuestras carnes en Champions League o similar, pero nos habremos librado de sus cinco años de declive y de su sueldo, refrescando las arcas con la pasta del traspaso.

Otra consecuencia de mantener un esquema táctico y una plantilla inalterados durante varias temporadas es que los rivales te pillan el truco, por así decirlo. Esta sí es una de las cosas que nos está ocurriendo en el Barça, y a la que convendría prestar atención. En ese sentido, los nuevos fichajes, si se ven acompañados de alguna variante táctica por parte de Frankie, nos darán un aire fresco que desconcertará a nuestros rivales durante, al menos, temporada y media.

Sé que el amigo Diógenes me va a crucificar por este post, y hasta es posible que haya perdido un lector. Que nadie me entienda mal: yo también tengo mi corazoncito y quisiera que crack que entra, crack que se queda per sempre. Pero luego pongo los pies en el suelo, comparo cifras, comparo rendimientos, y compruebo con placer que todos los años aparecen nuevas estrellas en el firmamento. Por el contrario, también hay estrellas que se apagan, y lo único que quiero es que no se apaguen en mi casa.

Resumiendo: “galactización” es comprar veinte kilos de manzanas para tu casa, y “galacticidio” es ponerlas en el frutero y contemplarlas sin comerlas. Y sin hacer ni una triste confitura cuando se van poniendo pochas.

Supera esto, RAE.

Anuncios
  1. Ole,ole y ole!

    Te has ganado el liderato en mi ranking junto al caballero Ruben Uria.

    Excelente artículo chico.

  2. Completamente de acuerdo con el post con dos salvedades: la galactización empuja irremediablemente al galacticidio (no olvidemos que los jugadores son niños multimillonarios) y la capacidad de innovación de Rikka es nula. Cómo buen holandés todos los partidos que plantea se ganan desde la libreta y cuando se tuercen es incapaz de aportar una solución táctica.
    Los dos cambios tácticos más significativos de la era Rikka así me lo demuestran: el cambio de cuadro táctico contra el Zaragoza, 3-4-3 (aportación de Eusebio) y el cambio de Belletti en la final de la Champions. Con este cambio siempre he tenido la mosca detrás de la oreja ya que tengo mis sospechas que la propuesta de cambio fue de Ten Cate. Lo digo así porque nunca más vimos este tipo de cambio, con otros jugadores, durante ningun partido.
    A pesar de lo que pueda parecer, mi generación puede decir que es el entrenador que más equilibrio ataque-defensa ha aportado al equipo, recordando partidos memorables cómo el partido de ida contra el Chelsea y el partido de vuelta contra el Milán, en la temporada 2005-06. Pero ésto no quita que tenga un gran déficit como administrador de partidos.

  3. ¿Pero en qué quedamos? ¿Queremos un administrador de partidos, o de vestuarios? 😉

    Es que todo no se puede!!! 😀

  4. @harry

    ¡coño, gracias! 😉 Acabo de ver el ranking

  5. La galactización es llenar la plantilla de cracks. El galacticidio es no saber mantener el declive de sus cracks, donde unos a otros se comen. Este Barça tiene al oportunidad de demostrar que aquí en Can Barça las cosas sí se saben hacer. Si en Madrid todos debian de jugar entre los 11 del equipo inicial, el Barça (Frank Rijkaard) sabrá sentar a quien tenga que sentar y hacer las rotaciones corespondientes que toquen. Jugar como un euipo, no como galácticos. El Barça lo conseguirá, eso espero. Saludos cordiales

  6. @chus
    Soy de la opinión que ese todo si se puede (a pesar que mi comentario pueda parecer una carta a los Reyes Magos, cuando todos sabemos que no existen ;D).
    De la misma manera que a un crack que le pagamos un sueldo desorbitante le exigimos calidad, que marque la diferencia en todos los partidos, que se entrene en el campo y no en el gimnasio y que no falle penaltis, a un entrenador, que tiene otro sueldo descomunal, se le tiene que exigir que sepa preparar los partidos, que sepa leerlos y que sepa llevar el vestuario. Creo que en el curso de entrenadores hay 3 asignaturas con ese nombre.
    Ya que vivimos en el mundo de las exigencias, nos tenemos que subir a ese carro, ¿no?
    Saludos

  7. Hermano tienes razón con lo de las tácticas, para que el rival no nos tenga pillados y en eso creo que pueden entrar Bojan y Giovani. Con lo de galácticos creo que todo está en la cabeza de los jugadores y que se crean, como se lo creyó roberto carlos en su momento, un equipo invencible y traten al rival sin respeto alguno.

  8. Hola! Por si te interesa, acabo de hacer referencia al subjetivo y tendenciosoRánking Blogs de Fútbol Julio 2007. Un saludo!

  9. El lector seguro que no lo pierdes. Contestar tu tesis requiere un poco más de tiempo del que dispongo ahora mismo; pero, a vuelapluma, opino que en el punto medio está la virtud: me gustó como terminaron su etapa barcelonista Koeman y Stoichkov. No me gustó como terminaron Laudrup,Schuster. Guardiola fue a jugar a otro equipo y sigue siendo un símbolo del barcelonismo. En mi opinión, con lo grandes cracks ni hay que eternizarse ni tampoco mecadear con ellos. Deben dar lo mejor en el Barça y facilitarles el gran contrato de su vida en otro sitio para agradecerles los servicios prestados en el momento oportuno. Me maravilla la intelegencia del Arsenal con Henry, del Celtic con Larsson. Terminan sus carreras en otro equipo, pero sus nombres siempre irán asociados a estos clubs y solo habrá sido aves de paso en el Barça. Ronaldinho, Eto’o, Messi, merecen este trato.

  10. Totalmente de acuerdo. Siempre hay gente de muchísima calidad que por su comportamiento dentro y fuera del campo y por su forma de enteder el sentimiento del barcelonismo merecen formar parte del club por siempre. Lo malo es que cada vez abunda menos ese tipo de jugador, pero estoy contigo en que cuando aparece, hay que encargarle una estatua al escultor. Koeman, Stoitchkov, Kubala, Luis Enrique… y espero que Ronaldinho, Eto’o y Messi. Pero hasta que no lo vea… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: