since 2006

Archive for 20/07/07|Daily archive page

Rijkaard: ¿mano blanda o astucia?

In Barça on 20 julio 2007 at 1:32 pm


A mediados de la temporada pasada, empezaba a estar bantante claro que lo de Mónaco no había sido un simple accidente. Algo estaba pasando fuera del campo que incidía directamente en lo que ocurría dentro. Los rumores sobre las juergas nocturnas de varios jugadores y las ausencias de los preceptivos entrenamientos de algunos de ellos empezaban a salir de todos los lados.

Fue entonces cuando Rijkaard salió a la palestra y pronunció por primera vez una palabra a la que nos hemos acostumbrado desde entonces: Autogestión.

Las declaraciones en las que Frankie lo dejaba todo en manos de la autogestión de la plantilla no calaron mucho en la afición. La mayoría de la prensa, de la directiva, de la masa social culé e incluso de la bloggosfera azulgrana empezamos a rumiar la idea de que el holandés era un blando, sin la autoridad ni la disciplina necesarias para meter en vereda a las vacas sagradas del vestuario. Neskeens, en sustitución de Ten Cate, tampoco es que aportara mucho. Así ha sido como el barco ha finalizado la temporada, a la deriva, con una plantilla supuestamente dividida, mal gestionada en lo personal, y con muchos kilómetros de pista de baile en las piernas de algunos de los totems sagrados.

Quién más quién menos nos hemos preguntado alguna vez a qué diablos estaba jugando Rijkaard, motivo por el cual le hemos atribuido más caladas al canuto de las habituales. Sin embargo, hoy quiero ofrecer una hipótesis diferente. A ver qué pensáis.

La historia reciente (y no tan reciente) del barcelonismo está salpicada de enfrentamientos entre entrenadores, jugadores y directivos (Schuster y Cruyff con Núñez, Stoitchkov con Robson, van Gaal contra todos), y un elemento ha sido común en todos los casos: el club ha salido perdiendo. Siempre que hay enfrentamiento, los pedazos los tiene que recoger y tragar el club. ¿Y si Rijkaard inventó el término “autogestión” para evitar un enfrentamiento con los jugadores? Está claro que en el clima de crispación constante que vivimos, ora por la prensa, ora por la oposición, enfrentarse a Ronaldinho y a Deco solo te garantiza que te lluevan palos. Sin embargo, es posible que Frankie optara por algo diferente: dejar un problema causado por los jugadores en manos de los propios jugadores, a sabiendas de que no iban a ser capaces de lidiar con el obstáculo.

Una jugada maestra, un movimiento astuto y sutil que ha dejado señalados precísamente a los culpables de la crisis. Incluso se habla de quitarle el brazalete de capitán al brasileño. Lo que ha conseguido Rijkaard con su particular manera de hacer las cosas es que ahora nadie puede abogar por la autogestión de los jugadores, pues se ha demostrado que es algo muy perjudicial. En otras palabras: directiva y cuerpo técnico tienen ahora carta blanca para levantar la voz y ser escuchados. Y obedecidos.

Algunas de las consecuencias ya empiezan a verse. Nadie ha salido a proteger a Motta en su inminente adiós del club. Se han traído excelentes fichajes y se han subido al primer equipo a los cracks del B para añadir presión a los acomodados. El clan brasileño pierde fuerza, y el franco-camerunés la gana. El francés será uno de los idiomas más importantes del vestuario la próxima temporada. Las milongas parece que han tocado a su fin. Y todo ello sin levantar la voz, sin enfrentamientos, de manera inteligente y, por qué no decirlo, sibilina.

Frank Rijkkard. ¿Blando, o astuto como pocos?

Anuncios