since 2006

Archive for 26 febrero 2007|Monthly archive page

Rondo y lirondo

In Barça on 26 febrero 2007 at 1:26 am

No ha pasado ni una hora desde que Eto’o relanzara al Barça, y los petimetres abrazafarolas y chupópteros (en este blog no se censura a José Mª García) reporteros merengues de El Rondo de TVE ya han colocado a Eto’o en el Real Madrid para la próxima temporada.

Al principio me preocupé un poco, inestabilidad mental culé que tiene uno. Pero luego, cuando alguien matizó que todo eran “las intenciones de Calderón“, me he relajado. Por lo que se ve, Eto’o va a formar parte de la gran escuadra de Calderón: Eto’o, Robben, Kaká, Cesc… Pelé, Maradona, Cruyff y Di Estéfano. Y ya está, con esos ocho vale. ¿Para qué más?

¡Cómo le gusta a la parroquia madridista desestabilizar al máximo rival a base de rumorología! Mientras escribo esto, Roberto Gómez, el mayor bandido del reino, afirma sin rubor que Ronaldinho tiene ofertas del Chelsea. ¡Gran noticia, sí señor! Casi tan nueva como lo de Milán. Apuesto lo que sea a que, en los próximos días, Messi e Iniesta también son “colocados” en otros clubes. Es impresionante el miedo que nos tienen, a pesar de que no estamos para asustar a nadie.

De todas formas, el momento estrella del programa de hoy ha sido el descaro con el que Roberto Gómez y el infame y maleducado Juan Carlos Rivero han querido negar alguna influencia arbitral en el derbi madrileño del sábado. ¡De espanto! ¿Por qué veo este programa, si reniego de Salsa Rosa, el Tomate y Allá tú?

El retorno del rey

In Barça on 26 febrero 2007 at 12:06 am

¿Qué hacemos? ¿Echamos las campanas al vuelo, o las guardamos hasta que volvamos de La Romareda y de Anfield Road? ¿Significa la carnicería cometida hoy por el Barça sobre el Athletic que todo vuelve a funcionar? ¿O el 3-0 era una obligación, ante un equipo timorato, sin ideas y que regresa a la zona de descenso?

Solo una cosa es segura: Samuel Eto’o ya está aquí, y ha vuelto para ganar. Para ganar, y para hacer mejores a todos los que le rodean.

Empezó el partido como siempre que se ha avecinado desastre en los últimos encuentros: ocho mil toques en horizontal, un Edmilson horroroso, Ronaldinho perdiendo los tres primeros balones que tocó y el Athletic agazapado, soñando con repetir no solo la estrategia de Valencia y Liverpool, sino también el resultado final.

Nada de eso. Giuly, esta vez sí, empezó a recibir balones al hueco y no de espaldas, lo que propició desajustes en la izquierda de la defensa vasca que Iniesta, Xavi y Eto’o no tardarían en empezar a aprovechar. Y Ronaldinho. Mucho se ha hablado de las lorzas del brasileño, de su apatía, de los pocos entrenamientos que hace… Y seguramente sea verdad, pero lo que también es cierto es que con Eto’o correteando en la presión defensiva y abriendo huecos en ataque, Dinho puede disfrutar de más libertad para desplegar su fantasía.

Pero antes de que el encuentro se convirtiera en el escenario del espectacular gaucho, Eto’o tuvo al fin su regreso anhelado. Participó en los tres goles: presionó a Amorebieta medio provocando el gol en propia meta, asistió de forma magistral a Xavi en el segundo, y definió como un auténtico depredador en el tercero, tras una excelente asistencia del que dicen que es su enemigo irreconciliable, Ronaldinho.

El juego de la segunda parte invitaba a pensar en la repetición del 7-0 de hace siete años, pero el marcador ya no se movió. No faltaron, en cambio, ocasiones para que así fuera. Por ejemplo, Iniesta mandó un balón al palo y el posterior rebote a las nubes. Pero faltaba el número final, la genialidad, el dios del fútbol bajado a la tierra para remedirnos de la apatía capelliana. Ronaldinho consiguió dejar sentados a tres jugadores con diversos escorzos, regates, bicicletas y colas de vaca, y la vaselina que le mandó a Aranzubía la rozó este con el guante para que el esférico rebotase en el larguero. Una de las jugadas de la liga.

Las portadas de los periódicos de mañana mostrarán a Eto’o agarrado al banderín de córner tras su primer gol en casi cinco meses, o a un Ronaldinho socarrón marchándose del campo mientras se baja el pantalón para enseñar sus lorzas, que para mí quisiera yo. Pero hubo más cosas para comentar: el excelente papel de otro que regresaba, Thuram; el soberbio manejo de balón de Xavi e Iniesta; el buen partido de Giuly; la torpeza de Edmilson; las delicias gambeteras de Messi

Hoy todo pareció funcionar, pero nada será igual dentro de tres días. El Zaragoza es otra cosa, aunque hoy empatara. Sin embargo, es justo reconocer que vamos a tierras mañas con otra cara. Y luego a Sevilla. Y luego a Liverpool. Y después viene el Madrid… Pero el rey ha vuelto a su trono.

Apago la televisión

In Sin categoría on 25 febrero 2007 at 12:20 am

Estaba en casa viendo el Atlético de Madrid Real Madrid, y acabo de apagar la televisión, a falta de 30 minutos para el final y con 1-1 en el marcador.
No voy a ver en directo lo que va a pasar. Puede ganar el Atlético, pueden empatar… Pero apuesto lo que sea a que gana el Real Madrid. Los merengues están jugando con 10 jugadores + Cannavaro + Daudén Ibáñez + Cannavaro + un linier cagón + Cannavaro + Cannavaro + Cannavaro. Hasta cinco expulsiones del Pelotón de Oro he contado. ¿Se puede saber para qué sirve una tarjeta amarilla? En lugar de representar el último aviso antes de irse a la ducha, los árbitros la entregan como si fuese un visado de inmunidad. “Toma, una amarilla. Ya puedes dar codazos, patadas y para el balón con la mano dentro del área.”

Espero que nadie me vuelva a tocar las narices con la supuesta permisividad arbitral hacia Deco. Lo de Cannavaro es para llevarlo al Tribunal de La Haya. No es la primera vez que denuncio la licencia para matar de la que goza el italiano. Y encima… ¿a qué viene eso de “Il Bello”? ¡Pero si tiene una cara de paleto garrulo que no puede con ella!

Fábrica, sí. Escaparate, no.

In Barça on 24 febrero 2007 at 12:28 pm

El pesimismo blaugrana se ha desbordado. A pesar de que veíamos venir la ola nos empeñábamos en afirmar que, con un par de flotadores, no había maremoto que pudiese afectarnos. Ahora que el agua nos llega más arriba del pecho, nos acordamos de que no sabemos nadar.

La comunidad bloggera azulgrana, aficionados como éramos todos a los cromos de fútbol, ya nos hemos lanzado a pedir una nueva colección, y a eliminar a muchas de las figuras presentes. Yo he sido el primero que he pedido sacar tajada por Ronaldinho, y a veces hasta por Deco. Bueno, el capítulo de bajas de un equipo de fútbol tampoco da lugar a muchos errores, mientras el dinero recibido a cambio sea justo. Donde los secretarios técnicos se juegan la vida, donde cometen errores más graves, es en las incorporaciones.

Y aquí es donde, tras reflexionar el asunto en frío días después del liverpulazo, contemplo con horror como yo mismo he caído en un grave error: he pedido estrellas para mi álbum del Barça. Que si Cristiano Ronaldo, que si Henry, etc, etc, etc.

No. Basta. La filosofía de fichajes del Barça, salvo alguna excepción puntual, nunca ha sido esa. Lo que siempre hemos traído a Can Barça son buenos jugadores que luego hemos convertido en estrellas, NUNCA AL REVÉS. El Barça no ficha Balones de Oro: los fabrica. Eso permite no solo sorprender a los rivales en el terreno de juego, sino sacar jugosos dividendos llegado el momento. ¿Quién era Stoitchkov antes de recalar en nuestro club? ¿Y Ronaldo? ¿Y Romario? ¿Y Rivaldo? ¿Y Figo? ¿Qué había ganado Ronaldinho? Otros prefieren fichar jugadores ya premiados, con el bolsillo bien lleno para seguir llenándoselo, y muy acomodados. Es el caso de clubes como Real Madrid, Milán o Inter.

En el extremo opuesto se han situado siempre los grandes de la Premier, Arsenal, Manchester o Liverpool, cuya filosofía suele ser la de retocar con algún fichaje un equipo base mimado desde hace años procedente de su propia cantera. Por eso, con mucho menos dinero, han obtenido excelentes resultados que no tienen nada que envidiar a los equipos españoles o italianos. La excepción a esa tendencia la pone la irrupción de los jóvenes multimillonarios en el fútbol, caso de Abramovich en el Chelsea, y ya vemos de qué le ha servido en las competiciones europeas.

En fin, que me desvío del tema. Que no quiero megacracks. Lo que quiero es que el equipo de ojeadores del Barça se ponga las pilas y me traigan a las estrellas del futuro, antes de que cuesten un ojo de la cara. Y a los cuatro años, venderlas. Como (casi) siempre hemos hecho. Como debe ser.

¡Que alguien contrate a Maldini (el periodista) ya!

NOTA FINAL: De despedida, un chiste ad hoc:

Iba por el campo un señorito de la ciudad, y al cruzarse con un pastor de ovejas, le dice: “Si adivino cuántas ovejas tiene usted en este prado, ¿me regala una?”, a lo que el ovejero accede. El señorito echa un vistazo a los animales durante tres segundos, y dice: “Usted tiene exactamente 573 ovejas.” El pastor, muy sorprendido por la respuesta correcta, no tiene más remedio que responder: “¡Asombroso, ha acertado! Sírvase usted mismo, coja la que desee.”

Y cuando el señorito ya se iba con un animal bajo el brazo, el pastor le llama y le dice: “Oiga, y si yo adivino en qué trabaja usted, ¿me devuelve la oveja?” El señorito accede, a sabiendas de que era imposible que el pastor acertara. Sin embargo, el pastor da en el clavo: “Usted es ojeador del Real Madrid”. “¡No es posible!”, exclama el señorito. “¡Increíble! ¿Cómo lo ha sabido?” “Bueno”, responde el pastor, “era fácil: 573 ovejas para elegir, y se estaba llevando el perro…”

Un pequeño vistazo atrás

In Barça on 22 febrero 2007 at 6:04 pm

Hoy no tengo ganas de enrollarme mucho, y sólo ofreceré un dato para la reflexión. No quiero ponerme en plan pesimista, pero… ¿le habéis echado un vistazo a los partidos que el Barça ha jugado desde que nos clasificamos para la siguiente ronda de Champions, ante el Werder Bremen en el Camp Nou?

Concretamente, han sido dieciséis partidos. En tales encuentros, sólo hemos ganado a un equipo mexicano (el América en el Mundialito), dos veces a un 2º división que flirtea con la 2º B (Alavés en Copa), a los tres colistas de la Liga (Nástic, Real Sociedad y Celta) y al Racing de Santander. Y lejos de casa, solo a los vitorianos y a los americanos.

Por contra, en lo que va de temporada, la hemos pifiado con todo equipo un poco decente que se nos ha plantado delante: Chelsea dos veces, Real Madrid, Atlético de Madrid, Valencia dos veces, Espanyol, Getafe, Zaragoza en Copa, Sevilla en la Supercopa… Sin olvidar lo de Japón.

Una cosa es ser pesimista, que lo soy, aunque siga teniendo ilusión por ganar algo este año, y otra negar la realidad: ya no nos respeta ni el Tato. El último partido respetable del Barça fue la remontada de París en la final de Champions, si bien ante diez jugadores.

Lanzo desde aquí un pensamiento frío, duro, afilado e hiriente a todo el barcelonismo: prefiero pasarme los dos próximos años en blanco por estar creando un nuevo Barça joven y fuerte que por tratar de estirar como un chicle sin sabor un pequeño ciclo en sus últimos y mediocres coletazos.

Liverpulazo

In Barça on 22 febrero 2007 at 12:08 am

Olvídate de mí. Eso es lo que parece haberle dicho esta noche la Champions al Barça. Leo titulares que dicen que la eliminatoria está cuesta arriba. Dejémonos de milongas. El Barça está eliminado, y aún habrá que viajar a Liverpool para derrochar fuerzas en busca de una utópica remontada.

Y la cosa comenzaba de manera ilusionante, con un Ronaldinho enchufado, un Messi eléctrico y un Deco ejerciendo de auténtico líder en el centro del campo. Sin embargo, pronto observé cosas que no me gustaron y que se repetirían a lo largo del partido: Márquez parecía un colegial en su primer partido, Motta se mostraba muy impreciso en el pase corto, Belletti siempre estaba tres metros descolocado, Saviola inoperante, el último pase se producía medio segundo tarde, y Xavi estaba muy bien tapado por la línea de medios inglesa.

El gol de Deco, producto de una excelente asistencia de Zambrotta, no hizo más que maquillar estas malas impresiones agoreras que me recorrían el estómago. A ratos, la cosa pintaba muy parecida al partido del Valencia, con un Barça que empezaba a tocar más y más, y que empezaba a correr menos y menos. Mientras tanto, el Liverpool a lo suyo, agazapado.

Y pasó lo que tenía que pasar. Estoy seguro que los amigos de The Digital Garden sabrán encontrar estos datos mejor que yo: el Barça encaja muchísimos goles en los últimos minutos de las primeras partes, y hoy no iba a ser menos. Un Valdés igual de timorato que Casillas hace un par de semanas en el gol de la Real Sociedad fallaba estrepitosamente en un blocaje que, a priori, no parecía complicado. Remate propiciado, eso sí, por el enésimo error de marcaje de Belletti en lo que llevamos de temporada.

De la segunda parte no hay mucho que contar, aparte de lo ya sabido por todos en los últimos encuentros de los azulgrana: control tiránico pero precipitado de balón, pocas ocasiones y muy mal desperdiciadas (Saviola les dio la razón a los que dicen que no vale para los partidos importantes, y en los últimos minutos Deco lanzó una rosca magistral a la cruceta), y otro fallito infantil más de Rafa Márquez (al que ya no pienso darle más crédito) que propició el segundo de los ingleses. Este año tuyo es para tirar a la basura, manito.

Y Rijkaard. ¿Será verdad que es un entrenador mediocre en una plantilla de cracks? No tengo más remedio que empezar a pensarlo. Hace pocos días señalaba que el Liverpool había tenido diez días para preparar la táctica del partido. ¿Por qué regalárselo desde el punto de vista táctico, entonces? El holandés dio un recital de como no preparar una importante cita europea: cambia de banda a Zambrotta para darse el capricho de un Belletti que ya no está ni para jugar en segunda, dejando a Gio en el banquillo; experimenta en los partidos anteriores con Márquez en el medio campo para devolverlo hoy a la zaga; deja al hombre mágico del momento, Iniesta, en el banquillo, para dar entrada a un Motta que juega poco y que cuando no lo hace se tira los partidos bostezando…

Conclusión: creo que solo nos queda mirar la Liga, donde no andamos precisamente sobrados, y donde veo ahora mismo al Valencia y al Sevilla un escalón por encima en juego, calidad, físico y entereza. Mucho daño nos ha hecho este liverpulazo.

En busca del Marca perdido

In Sin categoría on 21 febrero 2007 at 4:46 pm

Entre montones de publicidad, ventanitas java o flash, anuncios de casas de apuestas, enlaces varios a noticias intrascendentes, y grandes titulares sobre las butifarras de Van Bommel, que al parecer fueron las culpables del medio naufragio de ayer en el Bernabeu, he conseguido encontrar una mini-noticia: Emerson se negó ayer no solo a jugar, sino a calentar cuando se lo pidió Capello.

¿Dónde está esa enorme portada que debería anunciarlo? ¿Algo así como “Ahora se niega Emerson”, “Hay caso Emerson”, o incluso “Mañana toca rajada”? ¿Por qué ese “favoritismo informativo” con Eto’o? ¿Es que lo de Emerson es menos relevante? ¡Qué vergüenza de periodismo!

Quizá sea un poco pronto para andar buscando reacciones. A ver qué cuentan hoy en la tertulia del Intermedio de Radio Marca. Pero creedme: no esperéis una salida de tono de ninguno de los implicados, ni una rajada de esas que tan de moda están. En la Casa Blanca nadie incordia a nadie hasta que no se decide cómo trampear la noticia, y entonces los periódicos publicarán lo que se les diga. Con Samuel se jugó diferente. Muy sucio, incluso. Antes de que acabara el partido ante el Racing de Santander, las portadas del Marca ya estaban decididas y casi impresas. Y en cuanto salió de su casa, ya tenía docenas de periodistas tirándole de la lengua, buscando lo que al final consiguieron: poner de los nervios al azulgrana, y conseguir la tan famosa rajada.
Me gustaría oír lo que Emerson tiene que decir. En primer lugar, acerca del entrenador que, si bien lo ha defendido sin motivo alguno cuando el jugador no ha dado pie con bola, ayer se bajó los pantalones no alineándolo tras ofrecer un paripé de arranque de orgullo ante el engominado de la galaxia, afirmando que a él nadie le dice quién tiene que jugar. En segundo lugar, acerca del propio Mijatovic, un director deportivo que malvende lo bueno que tiene, desprecia a media plantilla, e impone a la otra media, solo para justificar los pésimos precios que le cobran por los jugadores. Y en tercer lugar, ya que estamos, que explique cómo ha conseguido engañarnos durante casi una década, haciéndonos creer que era uno de los mejores centrocampistas de Europa. Hasta que llegó al Madrid, claro.
Pero vamos a lo que vamos. ¿Por qué no leo en la prensa madrileña pérfidas y sibilinas acusaciones contra el brasileño, como hicieron con Eto’o? No pasa nada, yo ofrezco algunas. Emerson tiene envidia del cabello perfecto de Beckham. Emerson no tiene amigos, ni en la plantilla ni en su casa. Emerson tiene celos del Balón de Oro concedido a Cannavaro, pues piensa que se lo tenía que haber llevado él. Emerson está provocando su salida, porque Abramovich viene con la billetera a llevárselo. Cisma en el Real Madrid: o Emerson, o Diarrá. Uno de los dos tendrá que dejar el equipo. Y el entrenador también, ya que ha quedado gravemente perjudicada su imagen.
¿Veís que fácil, Marca? Cogéis los periódicos de los últimos diez días, y donde pone Eto’o escribís Emerson. Y listo. ¿O es que negarse a cumplir las órdenes de tu jefe es distinto para unos que para otros? ¡Ay, qué bien os han venido las butifarras de van Bommel!

Vuelve la temporada de champiñones

In Barça on 21 febrero 2007 at 12:38 am

Ha vuelto la competición europea, para alivio de los futboleros a los que, como es mi caso, se les hace muy larga la semana sin partido, una ansiedad que los esporádicos partidos de Copa del Rey no curan.

Y es en esta competición donde la afición madridista pone sus esperanzas, queriendo olvidar la pesadilla en la que se convierte ver jugar a su equipo en la competición doméstica. El Real Madrid ha jugado ante el Bayern de Munich un buen partido en líneas generales, sobre todo en la primera mitad. Tan extraño era para los propios jugadores jugar tanto al toque, al desmarque, a la búsqueda de la asistencia mortal, que parecía que tras el descanso habían despertado del dulce sueño, para volver a caer en los errores de siempre. Ahí es donde aprovechó Van Bommel (feísimo el gesto posterior, una costumbre que por desgracia vuelva a hacer furor en los campos de fútbol) para colocar el 3-2 en el marcador, un resultado que, si bien supone una victoria más en Europa, no despeja ninguna duda sobre quién será el clasificado para la siguiente ronda. El partido de vuelta decidirá.

Para la anécdota casera entre mis amigos quedará mi primera y última incursión en el mundo de la adivinación. Al empezar el partido, les dije a mis colegas madridistas que estuviesen tranquilos, que Raúl iba a mojar fijo. Y ahí va y marca el capitán. Cuando los vítores se acallaron, me dio por pronosticar un gol de Lucio de cabeza. Prueba conseguida una vez más. Alguno se quería ir del bar, otro cambiar de canal para ver al Manchester. “No os preocupéis. Helguera en la Champions responde siempre.” Nadie daba crédito a lo que estaba ocurriendo cuando Raúl remachó en línea de gol un cabezazo del cántabro que, total, ya se colaba en la portería. “¡Como la bruja Lola, eres!“, decían unos. “¿Y ahora quién marcará?“, me preguntaban otros. “Bueno“, contesté, “a van Nistelrooy no creo que le haga gracia que Raúl se le escape en la clasificación de los goleadores absolutos de la Champions…”

Sé que algunos estaréis pensando en enviarme su resguardo de la quiniela, pero no os apresuréis. Vaticiné que Eto’o marcaría dos goles mañana ante el Liverpool… y ahora resulta que no va ni convocado. Al parecer, mientras los rescoldos del caso Eto’o se enfrían, el camerunés y Rijkaard han acordado que el primero no reaparecerá hasta estar al 120%. Qué se le va a hacer: seguiremos sin Samu hasta que podamos.

¿Qué pensáis de la alineación de mañana? Rijkaard no ha querido mojarse en la rueda de prensa de hoy. Voy a enfundarme una vez más mi capa de adivino, y daré mi alineación: Valdés; Puyol, Márquez, Zambrotta y Gio; Edmilson, Deco, Xavi; Ronaldinho, Messi, Gudjohnsen. Resultado: 1-1, goles de Deco y Gerrard.

Nota final: Bochornosa la actuación arbitral en el Lille 0, Manchester 1. Cómo se nota que Cristiano Ronaldo y el capital norteamericano del club inglés son más rentables para la UEFA que el modesto equipo francés…

El Barça es único

In Barça on 20 febrero 2007 at 1:55 am

En efecto. Es el único capaz de tropezar varias veces en la propia piedra. El Valencia, el único equipo de España ante el que a priori siempre firmo el empate, nos la lía de vez en cuando, pero… ¡siempre de la misma manera! Nos cede el balón y espera agazapado, casi dormido se diría… Un par de contraataques, y adiós muy buenas. Gracias por venir, volved cuando queráis. Al estilo Zaragoza, vamos.

A veces creo que este Barça es como Homer Simpson. ¿Recordáis aquel capítulo en el que Homer quiere piratear la señal de la TV por cable? “Vaya, aquí hay un cable rojo, otro azul y otro verde. Tocaré el rojo, a ver…¡¡AAAAH!!” Calambrazo. “Probaré con el azul… ¡¡AAAAH!!” Calambrazo. “Volveré a probar con el rojo…”

¡Menuda primera parte que nos “regaló” el Barça! Por un momento, pensé que estaba viendo al Madrid en color azulgrana. Ni un solo regate, ni un solo desmarque, ni un solo pasito de ningún jugador sin balón… Nada. Bueno, sí, una jugada de Iniesta que cedió a Gudjohnsen, para que el islandés hiciese lo que mejor se le da: tirarla al lateral de la red. Esa fue toda la aportación del que algunos llaman dios escandinavo incomprendido e infravalorado.

Y en la segunda parte, más de lo mismo hasta que entró Messi. Al menos, a Rijkaard le habrá quedado algo claro: Leo tiene que jugar de titular sí o sí. Sus regates, desbordes y pillerías con el balón valdrán cien veces más cuando el equipo contrario no viva encerrado en su área para defender un resultado.

Otra cosa que debería ver Rijkaard es que, dada la inoperancia de Guddy y de Giuly, Saviola debe ser su primera opción en ataque hasta que no vuelva Eto’o. Juega bastante mejor que los anteriores, tanto con balón como sin él.

Sin embargo, el jugador que más me decepcionó en el día de ayer fue Zambrotta. Después de una serie de buenos partidos tras su reaparición, el italiano cuajó un mal partido, inoperante en ataque y ausente en defensa. En el primer gol se queda clavado sin reacción cuando la asistencia de Villa va hacia él, y en el segundo había dejado, como en casi todo el partido, todo su carril libre. Incluso vi a Ronaldinho recuperar un par de balones en la posición de lateral… Vamos, Zambrotta, que tu sei un ragazzo molto in gamba, ¡despierta!

En cuanto al tema de las expulsiones, ¿qué decir? Albelda y Deco son dos de los jugadores más macarras de la liga, así que… a la caseta. Me pareció bien. Lo que ya no entiendo tanto es que Butelle se escapara sin tarjeta roja, cuando realizó una carrera de treinta metros para salir del área hacia la banda y empujar con violencia a Messi, ¡estando el balón en juego! Y todo por no echar fuera una pelota cuando un jugador del Valencia estaba tendido en el suelo. Eso sí, para cuando Butelle llegó hasta Messi, el “muerto” ya se había levantado. Incomprensible que el meta acabara el partido.

En resumen: que no espabilamos. El mes de la muerte, como algunos han dado en llamar, no podía empezar de la peor manera. Nos queda el consuelo de que, bien mirado, no son más que tres puntos, y en esta liga de horrendos hay mucho margen de recuperación. No obstante, lo del miércoles es otra cosa. Si no viajamos a Liverpool con una renta cómoda del partido de ida, creo que ya nos podemos medio despedir de dos títulos (Champions y Copa).

La piara sevillana

In Barça on 14 febrero 2007 at 10:21 pm

Ya está aquí el cochinillo más grande del mundo. Pesa 75.000 toneladas, y sigue dando de comer a media España futbolística más de un lustro después. No me diréis que no es grande, el muy cabrito. Perdón, cochinillo.

Resulta que este cochinillo, que ya estuvo de gira por los periódicos de Madrid y por los micrófonos de Sevilla como excusa para escaquearse de sanciones, resurge al otro lado del Nervión y sirve de argumento al presidente-polichinela del Betis para querer escaquearse de la más que probable sanción que la Federación puede imponerle si le veta el paso al estadio al presidente del Sevilla en el próximo derbi copero.

No tengo sus palabras exactas, pero ha sido algo así como “Estaría bueno que nos sancionaran, cuando el Barça todavía tiene pendiente el cierre del cochinillo“.

Vamos a ver si nos aclaramos de una vez, que la carne de cerdo está muy rica, pero todos los días cansa. El Barça no tiene nada “pendiente” con nadie, ya que cumplió la sentencia: multa de 4.000 euros. ¿Que al principio le cayeron dos partidos? Cierto. Pero como en todas las sentencias judiciales, incluidas las deportivas, se te otorga un tiempo para presentar las alegaciones oportunas ante el organismo pertinente. Y eso estuvo haciendo el gabinete legal del Barça, siempre dentro del plazo legal.

Durante todo este proceso, cuando ya habían transcurrido un par de años desde los incidentes, la LFP presionó a la FEF para cambiar ciertos aspectos sobre los artículos referentes a las sanciones para los clubes. El Barcelona hizo uso del carácter retroactivo de las nuevas leyes para cumplir la nueva sanción correspondiente: 4.000 euros. Todo legal, clarito, por escrito, firmado y sellado en la notaría.

¿Qué es más reprochable a un club? ¿Que un aficionado tire un objeto al campo, o que dos presidentes se llamen “mariconazo” y se empujen en las escaleras de un estadio? Y todavía siguen metiendo el famoso cochinillo. Pues nada, que saquen de la cárcel a Juana de Chaos, y a todos los terroristas. Ya que el Barça no cumple las sanciones, pues que no las cumpla nadie, ¿no?

Señor presidente del Real Betis Balompié: usted quiere vulnerar el artículo que LE OBLIGA a atender en las mejores condiciones posibles a la directiva visitante al declarar que del Nido no va a poder entrar en su estadio, del mismo modo que lo incumplió el Sevilla al cambiar su sitio en el palco del Sánchez Pizjuan. Si les castigan, aleguen lo que tengan que alegar, y al final cumplan. Como todos. Como el Barça. Y hágase vegetariano, que el cochinillo le viene muy mal para la cabeza.