since 2006

¿Qué más necesitas, Frank?

In Barça on 11 enero 2007 at 12:33 am

Si por algo se han caracterizado tradicionalmente los delanteros del Barça es por su poca elegancia, sus extraña forma de andar o correr y su poco ortodoxo golpeo de balón (lo que a veces no estaba exento de calidad o acierto). Ahora mismo se me vienen a la memoria los andares de Romario, la torpeza con la pelota de Julio Salinas o la imposibilidad de Kluivert para controlar un balón raso de manera que este se le quedara pegado al pie.

A esta nómina de delanteros peculiares hay que sumarle Saviola. Siempre parece que corre a pasitos, que no va a llegar al balón, que la golpea flojo, e incluso que agacha la cabeza al correr como si fuese… un conejo, precísamente. Sin embargo, es asombrosa la efectividad del Pibito. Hoy la ha vuelto a liar en Copa del Rey, con su doblete al Alavés.

Sí, claro, me diréis algunos, al Alavés se lo merienda hasta mi abuela. Bueno, pues ahí estaban el señor Ezquerro, el señor Giuly, y durante media horita el vikingo Gudjohnsen (quien parece que, ante la inminente reaparición de Eto’o, se ha vuelto un tanto indolente), y el único que ha sido capaz de meter la pelotita es Javier Saviola. Como siempre. Aunque juegue los minutos de la basura en los partidos de la basura (y no nos engañemos, este partido lo era), siempre responde con goles y asistencias.

Sin embargo, su alta ficha, herencia de la desastrosa etapa gaspariana, y su participación en una de las etapas deportivas culés más negras (aunque no por él, según sus números), siempre le han convertido en el primer descartado de la temporada, a pesar de la magia que acumulan sus (pequeñas) botas. La excusa que siempre puso Frank Rijkaard para alejar a Saviola, ora al Mónaco, ora al Sevilla, era que ya contaba con Eto’o, y que no quería dos delanteros de características similares (es decir, rápidos, ágiles y una conducción de balón más que decente). Pues bien, Frank, Samuel ha estado casi cuatro meses en el dique seco y, salvo por las semanas que el argentino ha estado lesionado, bien poquito que lo has usado, a pesar de sus supuestas similitudes con el camerunés. Este año lleva 4 goles en la Copa del Rey y 2 en la Liga, jugando muy poco. Si no me falla la memoria, lleva unos 70 goles en el Barça, en sus dos primeras temporadas y un poquito de esta, 17 en el Mónaco y 15 en el Sevilla (entre los que se cuentan 15 en Champions y 6 en UEFA). Ni Ezquerro ni Gudjohnsen resisten la comparación. ¿Qué más tiene que hacer el Pibito para demostrar que no es un argentino más llegado a Europa para llevarse la plata?

Anuncios
  1. Chus, muy bueno tu post. Juicioso y crítico en su justa medida.
    No se entienden los devaneos de Rijkaard que lo mismo se alegra de que marque goles (ayer mismo), que lo condena al ostracismo en detrimento de ilustres como Ezquerro.
    En cuanto a lo de la plata, conozco a alguien que no estará muy de acuerdo…
    6000€ gaspartianos por gol tienen la culpa…

    Saludos
    YA TENGO BLOG PROPIO. ESTÁS INVITADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: