since 2006

Archive for 30 enero 2007|Monthly archive page

Seguimos con el nº28 bis

In Sin categoría on 30 enero 2007 at 5:46 pm

Nuevo intento del Real Madrid de ganar todos los títulos españoles, europeos y mundiales con su astuta y sibilina estratagema consistente en fichar a los dos millones de jugadores profesionales que exiten en el mundo, dejando a los demás equipos del planeta sin plantillas. El nuevo cromo del álbum: Oliveira. Mientras tanto, gente como Portillo, Soldado o Morientes marcando goles en sus equipos, y Arbeloa cogiendo, en estos mismos momentos, un avión destino a Liverpool, su nuevo equipo para las próximas temporadas.

De verdad, esto no puede seguir así, es que ya aburren. Creo que voy a añadir en alguna de las columnas laterales del blog una lista con la plantilla oficiosa del club, a base de jugadores que, según Marca y As, ya están fichados, atados, amordazados y entrenando en Valdebebas: Cristiano Ronaldo, Oliveira, Ribery… Tantos que ya ni me acuerdo.

Hasta tal punto empozoñan los de Recoletos la opinión mundial con sus falsos rumores, que si pones “Oliveira” en el Google Imágenes, salen más fotos de Ronaldo que del ex-bético. Para darles un premio, vamos.

Solo no. Con amigos, sí

In Barça on 28 enero 2007 at 10:23 pm

Ahí. Con un par. No importa ganar por dos goles (3-1), no. Para el Marca, la (equivocada) decisión arbitral de conceder penalti a favor del Barça es un “escándalo“, y además afirma que a partir de ahí el Celta bajó los brazos, con lo que no le falta el respeto a los catalanes, sino también a los vigueses. Yo diría que el escándalo es que el mejor equipo del mundo, el equipo más rico del mundo, el equipo del Balón de Oro, el equipo de los 105 millones de euros gastados este año, el equipo galáctico, el club señor, dé espectáculos tan penosos como los que lleva dando tres años. ¿O es que los árbitros marcaron los goles contra el Madrid en Villareal, Getafe, A Coruña…?

Muy queridos señores del Marca: decir que el Celta bajó los brazos con el 2-1 cuando lo cierto es que siguieron peleando como leones es de sinvergüenzas. Por si fuera poco, si el Celta tenía los brazos arriba fue por otro penalti inexistente, en el que el único contacto que se produce en el área azulgrana es entre Oleguer y Gio. Sin embargo, no tengo esperanza alguna de leer ninguna mención a esta jugada en el panfleto merengue.

Dejémonos ya de pataletas y vamos a lo nuestro. Me ha parecido muy inteligente Rijkaard en sus últimas comparecencias ante la prensa. Él solito ha conseguido revertir una situación peligrosa de la que yo avisaba, la del público echándose encima del equipo. Un poco de serenidad y de sentido común, y por fin se ha visto un Camp Nou como el que yo esperaba: dando aliento en los malos momentos y animando como nunca sin importar el marcador. Como decían en La Bola de Cristal, “Solo no. Con amigos, sí.”

Hoy se ha visto el comienzo de lo que puede ser Ronaldinho de aquí a un mes, a poco que lo dejemos tranquilo (y yo el primero). Pases, algún desmarque, buenas paredes con Gio (que hoy ha estado fantástico, asistencia del primer gol incluida), un par de pases al hueco, un buen disparo de falta y un gol de penalti. Bien, muy bien.

Pero quien sí me ha gustado especialmente, sobre todo teniendo que cuenta la cera que le he dado en los últimos tiempos, es Deco. Muy participativo, disparando a puerta, dando buenos pases (como el de la asistencia del tercero) y defendiendo como un jabato. Así se hace. Parece que el propósito de enmienda de los dos brasileños comienza a dar sus frutos.

El experimento de Iniesta en la banda no funciona desde el inicio, sino solo como solución de urgencia en las segundas partes. El de Albacete tiene una calidad y una técnica tremendas, pero en vez de sorprender con ellas por la banda, lo único que que consigue es que queden disminuídas. El panorama cambió al recuperar una posición más natural en el centro con la entrada de Giuly.

Y Saviola… ¡Ay, Saviola! Cuánto te voy a echar de menos el año que viene (presumiblemente). Me encantan los delanteros con garra, que siempre están en el sitio correcto, y que, a pesar de fallar ocasiones o pases, lo siguen intentando una, y otra, y otra, y otra, y otra vez. Solo así se marcan ocho goles en seis partidos. Ya lleva cinco en Liga y siete en la Copa. ¿Qué nos apostamos a que nos resuelve el escollo del Liverpool?

La presión en todo el campo. Esa es la verdadera noticia del día para el Barça, una costumbre de las última temporadas que esta noche hemos recuperado y que, si Dios quiere, nos ayudará a conseguir más títulos este año.

El árbol que no deja ver el bosque

In Sin categoría on 28 enero 2007 at 2:35 pm

Desde Madrid ya empiezan a mirar en la dirección equivocada. Y me temo que vamos a tener tema Ronaldo para rato. Como pollo sin cabeza, el madridismo busca explicaciones y culpables a la desesperada, apuntando cada semana que pasa a una cortina de humo distinta, tras cada nuevo batacazo del equipo. Ahora van a pasar unos días echando pestes del que vendió a Ronaldo, de lo malo que es van Nistelrooy y de lo caro que salió Higuain.

Pues claro“, me dirá el avispado lector de este blog, “tres goles en siete partidos quieren decir que algo no funciona en la delantera.” Y digo yo: ¿Seguro? En mi humilde opinión, me parece más grave el dato de las menos de veinte ocasiones de gol generadas en esos partidos. Y ahí no tienen nada que ver ni Van “the Man” ni el “Pipita”, sino el nulo juego en equipo de los que van por detrás.

La causa de esta crisis merengue no es tan sencilla como apuntar a un jugador que esté en un bache de juego, lo mismo que el bajonazo azulgrana no puede achacarse solo a Ronaldinho y Deco. En primer lugar, las innumerables lesiones, ventas y castigos han diezmado al Real Madrid en las últimas fechas. Creo que cuando vuelvan jugadores como Cicinho, Guti y Roberto Carlos, veremos un poco más en ataque y bastante más en defensa. Y también vería imprescindible que Capello de dejase de su rollo “soy un marine, bebo gasolina y cago plomo” y aceptase de nuevo en el equipo al único jugador que le queda en la plantilla capaz de relanzar a Rudd: David Beckham. Para un equipo como este, que no hace una ocasión de gol decente en jugada en todo el partido, un tipo que lance las faltas y los córners como el inglés es imprescindible.

Otra gota colmadora del vaso madridista es la inestabilidad que se vive en la directiva. Cuando hay un guirigay de estos en cualquier club, los jugadores siempre salen al micrófono a decir que a ellos no les afecta, que lo suyo es hablar en el campo, que si patatín, que si patatán. Chorradas para que se las crean los niños. A cualquier le profesional le afectaría no saber con quién tiene que revisar su contrato dentro de un par de meses, si un cambio de presidente provocaría que se le abriesen las puertas del club, o si en la próxima comparecencia pública el gran jefe va a meterse contigo, tu familia y tus muertos. Aunque, si yo fuese jugador de esa plantilla, lo que más desasosiego me causaría es ver a Mijatovic, con su pinta de mafioso barato de los Balcanes, salir de una reunión diciendo: “¡Eureka! Encontré el problema, y tengo la solución.” Que se lo pregunten a Cassano, Ronaldo y Beckham, defendestrados desde entonces, a pesar de ser los jugadores que menos minutos estaban disputando.

Es impresionante el crédito que se le están dando al montenegrino, cuando lo único que hizo por el Madrid fue meter el gol de la séptima, y convertirse en el “yo la tengo más larga” del pulso Sanz-Roig que tanto disfrutamos aquellos años. ¿Se imaginan que, dentro de diez años, el que dirigiera la nave blaugrana en cuestión de fichajes fuese Belletti?

Arrivederchi, Ronnie

In Barça on 26 enero 2007 at 4:20 pm

Ronaldo ya está en Milán. El último de los galácticos del florentinato acaba de firmar con el Milan AC. En Italia se frotan las manos al tiempo que los ojos, perplejos por la facilidad del traspaso. En la otra esquina de San Siro, los del Inter se sienten un tanto traicionados por el brasileño, como otrora nos pasó a los azulgranas cuando vistió la zamarra merengue.

Sin embargo, creo que el gran beneficiado de este nuevo regate de Ronaldo es el Real Madrid. Me explico. Los blancos acaban de ganar 20 millones de euros por el traspaso (7 de contrato + 13 brutos que no hay que pagar de ficha), y con este dinero se puede acometer el fichaje de otra estrella. El dinero que en su día costó el señor Nazario de Lima ya estaba bien amortizado con la venta de camisetas y la mitad de los derechos de imagen que hasta hoy generaba. No contaba para Capello, pero el peso específico del jugador en el vestuario se había convertido en las últimas fechas en un peligro para el triunvirato de lenguaraces Fabio-Pedja-Ramón. Por lo tanto, problema resuelto.

Razón tiene Iñaki Cano en su columna de opinión de hoy del Marca en que aquí huele a gato encerrado. ¿Por qué esas ganas de los italianos de fichar a Ronaldo? Es un delantero venido a menos, fuera de forma, al que no le gustan los duros entrenamientos físicos tan comunes en el Calcio, y por si fuera poco, no puede participar en la Champions League, título que a día de hoy y tras el semitropiezo copero ante la Roma y su desventaja de puntos en la liga, es el único que alberga ciertas posibilidades para los rossoneri.

La cosa está bien clara, al menos para mí. Con el desastre del caso Moggi, la afición del Milan estaba necesitada de una ilusión icónica, y las arcas del club de una manera de sacar pasta en concepto de marketing y camisetas. ¿Qué mejor forma que utilizar el tirón mediático que Ronaldo aún posee? Si la razón no es esta, entonces tendré que dar por sentado que en Italia son idiotas.

En otro orden de cosas, se está comentando mucho la ausencia de Ronaldinho y Deco del entrenamiento voluntario de ayer en Can Barça. Esta vez, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo al 100% con el Marca. El equipo azulgrana está atravesando un bajón físico y anímico en el que cualquier excusa es buena para intentar hacer piña y esforzarse entre todos para sacar el asunto adelante. Los dos brasileños, además de haber jugado menos partidos y haber asistido a menos entrenamientos que los demás en el último mes, deciden pasar de la sesión de ayer. Desde el punto de vista semántico de la expresión “entrenamiento libre”, no hay nada que reprocharles. Pero cuando toda la plantilla (excepto Xavi, que celebraba su cumpleaños) acude al llamamiento y se deja la piel, ya sea en el campo o en el gimnasio, choca en gran manera la desidia de las “reinonas del taconcito“. Y mira que los admiro, ¿eh? Me parecen dos pedazo de futbolistas. Pero creo que ya ha llegado la hora de que Rijkaard y Txiki les hagan ver de una vez por todas que aquí solo interesa quien muere por la camiseta. Dada la baja condición física que atraviesan, el entrenamiento de ayer era la ocasión perfecta de empezar a ponerse a punto para futuras citas importantes, léase Liverpool, Zaragoza y Celta, y se lo han pasado por el sobaco, no solo el entrenamiento sino a sus compañeros. Hay que luchar en las duras y en las maduras, y los dos brasileños deberían empezar a plantearse el porqué de los pitos que empiezan a recibir de esa afición que tanto les idolatra.

La primera vuelta

In Barça on 25 enero 2007 at 12:52 am

Finalizó la primera manga del campeonato liguero, y esta nos deja con más dudas que certezas, con más sombras que luces. Cortada la racha goleadora de Saviola, solo se pudo empatar con un Betis en puestos de descenso, y gracias. Un poquito lo de siempre en este particular via crucis azulgrana de enero: posesión de balón abundante e imprecisa, negación frente a la portería contraria, las estrellas tapadas por los nubarrones, y la claridad de Xavi como el único clavo ardiendo al que agarrarnos.

Si las primeras 19 jornadas os han parecido mediocres en general para todos los equipos, esperad a que vuelvan las competiciones europeas. Auguro que las plantillas del Barça, Sevilla y Real Madrid se fundirán aun más (aunque creo que los azulgrana tienen más profundidad de banquillo), y que la evolución del Valencia en la Liga dependerá en gran parte de si el Inter les apea a las primeras de cambio en la Champions League. El Atlético de Madrid y el Zaragoza podrían pescar en río revuelto, pero como no se lo creen ni ellos mismos, acabarán la temporada celebrando su clasificación para la UEFA (¡qué lastima de triste ambición la de estos dos equipos!).

Por debajo, lo que más me interesa es que el Racing de Santander no aparezca en los últimos puestos, y seguir disfrutando en Cantabria de la Liga de los Estrellados un año más. Mis prediciones para el descenso: Nástic, Real Sociedad y Mallorca. Y los del Athletic riéndose… pero por lo bajo.

Mientras tanto, desde el paupérrimo liderato que salva el primer tramo de liga, sigo rezando en camerunés mientras bailo un tango…

Y ya que estamos, aprovecho para hablar un poco del Marca, que hace días que lo tengo olvidado. La portada de hoy predice la llegada de Cristiano Ronaldo al Madrid porque en Manchester han dicho que, de eso, nada. Y lo comparan con los casos de Zidane, Beckham y Ronaldo. Sin embargo, ni el Madrid tiene el glamour para una estrella que tenía hace un lustro, ni a Capello le hacen gracia los centrocampistas que juegan con libertad, ya que ese lujo lo suele reservar en sus equipos para los delanteros “no-centro” (el caso, por ejemplo, de Abrahimovic). El portugués, en cambio, juega ahora en el Manchester de enganche con los delanteros moviéndose de banda a banda pasando por el centro. No veo yo cómo encajaría en el triste y aburrido Madrid que Capello quiere para el año que viene (portero gigante, Cannavaro, siete pivotes defensivos, Raúl y un delantero cualquiera, con tal de que sea obediente y no discuta con él). Además, convendría quizá recordarle al Marca la cantidad que jugadores que, después de decirle que no al Madrid, al final acabaron… no viniendo. Creedme, había escrito un artículo con esa lista de jugadores, pero los administradores de Blogger me han dicho que no se pueden publicar entradas de más de veintiocho millones de caracteres…

Reflexión

In Barça on 22 enero 2007 at 3:28 pm

Llevo unos días sin actualizar, porque creo que hay varias cosas en el Barça que merecen que todos hagamos reflexión. Y mira que hemos tenido una semana jugosita, gracias al bocas de Calderón y a la pantomima de rueda prensa de los capitanes del Madrid (al final, dejaron solo a Raúl). También podría haber comentado algo sobre la eliminación copera de los merengues, o sobre el peor equipo de 2007, el Sevilla, que el sábado volvió a no ganar y a no marcar. Pero no. En el Barcelona se está sumando la semilla de algo que esperemos que no germine.

Ayer tuvimos las primeras confirmaciones de lo que digo: pitos a Ronaldinho y a Rijkaard, y más aplausos a Iniesta que a Deco al sustituir el primero al segundo. ¿Qué está ocurriendo con nuestras estrellas y con nuestro entrenador? No sabemos lo que pasa por sus mentes, pero sí empieza a quedar claro lo que opina la grada. Las cosas no están saliendo del todo bien.

Se ganó 3-0 al Nástic en lo que a priori tenía que ser el partido más fácil del año (en casa, y frente al colista). Sin embargo, esta vez ni siquiera machacamos al contrario en posesión, una constante en los azulgrana desde los tiempos de Cruyff. Tan solo mostramos nuestra superioridad en el marcador (que tampoco está mal, en una jornada de Liga tan pobre en goles como la de ayer).

Sin embargo, Ronaldinho ya no enamora con su juego ni Deco defiende tan bien (ni tan limpio) como solía. Para muestra, un botón: no es la primera vez que Deco merece la expulsión en una primera parte. Y luego está la “dinhada“, así bautizada por mí, que es ese no-regate que consiste en llevar el balón de medio lado y a saltitos desde el área contraria hasta tu propio campo, y que desde hace semanas parece ser la única jugada que ejecuta el brasileiro. Ni regates eléctricos en carrera, ni pases prodigiosos, ni nada. ¿Solución? Hay quien dice que con 150 millones de euros procedentes de Milán podríamos hacer milagros…

No obstante, el aficionado al Barça es, por definición (y me incluyo, faltaría más), llorón, pesimista, conformista, demasiado forofo y, sobre todo, impaciente. Tendemos a olvidar con facilidad nuestra historia más reciente. ¿Nadie se acuerda ya de Gaspar, de Serra Ferrer, de Riquelme, de Bogarde, de Cristanval…? Y lo que es peor, ¿hemos olvidado que somos los actuales campeones de Liga y Champions? Llamamos vagos a los jugadores porque no juegan igual que cuando nuestro sobrino pequeño está a los mandos de la Play o la XBox, y no nos damos cuenta de que, para financiar el hecho de que estas estrellas nos den alegrías en Barcelona en vez de en los equipos rivales, hay que exhibirlos por todo el mundo en agosto, cuando el resto de los equipos hacen sus deberes de pretemporada. Puede que, simplemente, este año ese sea el aspecto mal gestionado, máxime teniendo en cuenta que algunos jugadores no han disfrutado casi de descanso estival por culpa del Mundial de Alemania. No es la primera vez que un verano con mundial de fútbol nos echa por tierra la temporada (me acuerdo ahora, por ejemplo, de Romario).

Tengamos un poco más de paciencia, a ver si superamos el bache físico y psicológico, y empezamos a distanciarnos de esos moscones que nos acechan en la clasificación.

Mientras tanto, Saviola suma y sigue. Ayer, otro gol de pillo. Y Txiki pensando en enseñarle la salida del club, ofreciéndole una renovación a la baja (bajísima).

Pero no todo ha de ser amargura. Hemos recuperado el liderato, con un partido menos. Estamos en cuartos de la Copa (contra el Zaragoza, por cierto: partido de venganza copera). Y, si estuviésemos en Argentina, se hablaría de un nuevo título para los azulgrana: el Torneo de Apertura. Espero que, a partir de ahora, todo sea bonanza. Y sin embargo…

Toda Álava sueña con el Pibito

In Barça on 17 enero 2007 at 12:54 am

Vale, no voy a repetirme. Solo quiero decir, tras el hat-trick de Saviola frente al Alavés, que si a final de temporada Saviola no sigue en esta plantilla Txiki, Rijkaard y compañía tendrán que dar explicaciones muy buenas y convincentes. A falta de chispa, de ritmo, de físico y de cameruneses, la grada ADORA al Pibito, y no soportaría su marcha si en lo deportivo no se reedita, al menos, la Liga.

Por lo demás, lo de siempre en las últimas fechas: una falta de forma física impresionante en general, y varios jugadores cuyo periplo azulgrana debe terminarse en junio. No tengamos luego que hacer una limpia a lo merengue.

Por cierto, que acabo de leer la que ha liado Calderón con sus declaraciones de esta mañana, criticando a la plantilla, a Florentino y a la afición. ¡Como si él hubiese dado alguna a derechas desde que usurpó el trono blanco! En este país, el único que tiene derecho a meterse con el Madrid soy yo ^_^¡

Faltaría más.

La ira del hombre tranquilo

In Barça on 14 enero 2007 at 1:04 pm

Dos puntos de nueve posibles. Esa es la racha que lleva el Barça en los tres últimos partidos de Liga. Es evidente, y ya no se puede ocultar con otras tonterías, que el equipo está dando claros síntomas de estar fundido a unas alturas de temporada en la que varios de sus rivales directos aguantan sin problemas (Sevilla, Zaragoza, Valencia…).

Otro que parece fundido es Rijkaard, que ayer nos dejó la imagen de la jornada en esa explosión de rabia a lo Rocky Balboa contra el banquillo. Lo que veía no le gustaba. Ni a nosotros, Frankie, pero es que nosotros no podemos hacer nada. Tú sí.

Todos los años se producen en algún momento “pájaras” de algún jugador, cosa normal, ya que es imposible encontrar las causas para el bajón de rendimiento de uno o dos jugadores. En cambio, cuando el agotamiento o incluso la apatía son generalizadas, está claro que hay que buscar un motivo común. Es alarmante el estado de forma de Puyol, otrora un valladar inexpugnable (el gol de Tamudo es, en gran parte, un error de marcaje del capitán), de Márquez (¿dónde estás, manito?), de Ronaldinho (sigue siendo temible a balón parado, pero no se va en carrera ni del árbitro), de Belletti (¿dónde está su explosividad de antaño?)… Además, está claro que el compañero adecuado para Ronaldinho por la banda izquierda es Silvinho, con el que se entiende mucho mejor que con un Gio que lleva dos años horribles. En la delantera, Gudjohnsen y Giuly siguen con la pólvora mojada, y el único que asiste a su cita con el gol es Saviola, un gran jugador que a final de temporada nos dará con la puerta en las narices. Justo cuando le supliquemos que se quede.

También existen quebraderos de cabeza en el medio campo. Edmilson no es el que era ni de lejos, y el ardor inconsciente de Motta no sirve para suplirlo. El Barça necesita un centrocampista defensivo que juegue delante de la defensa, o cambiar de sistema para no necesitarlo. En cuanto a Xavi e Iniesta, no hay mucho que decir. Este tipo de jugadores son capaces de ser los mejores del mundo, siempre y cuando a su alrededor las cosas funcionen de manera, al menos, correcta. Como eso no se vio en Monjuic, su discurso estaba abocado al aburrimiento.

Dos son, en mi humilde opinión, las causas de este sufrimiento invernal que estamos padeciendo: La primera es que estamos cayendo en los mismos errores de nuestros vecinos de la capital en las pretemporadas: glamour, publicidad, bolos infumables para sacarles la pasta a chinos, aztecas o lo que se nos ponga por delante, premios estúpidos, inauguraciones de hospitales para perros con ladillas… Cualquier gilipollez es buena, con tal de cansar a los jugadores y no prepararlos bien para la temporada. Alguno dirá que así se han vendido ocho zillones de camisetas del Barça y de calzoncillos con el dibujo de los dientes de Ronaldinho, pero… ¿de qué servirá, si los títulos vuelven a faltar? Por favor, señor Laporta y demás secuaces del departamento de marketing: la próxima pretemporada, corriendo arriba y abajo las Ramblas. Ni un avión más que los necesarios para los desplazamientos oficiales.

La segunda afecta exclusivamente a Rijkaard y su cuerpo técnico, y a la plantilla. El holandés ha conseguido un vestuario en el que nadie protesta por jugar más o menos, pero en el que se ha sustituido la idea del esfuerzo y el compromiso por la de “con el jogo bonito, las victorias llegan solas”. Y eso no es cierto. No se puede jugar todo el partido al tiki-taka, sino que hay que saber reconocer las fases por las que atraviesa un encuentro y jugar de la manera que exigen el marcador y el reloj. Rápido cuando hay prisa, lento cuando es necesario, y duro cuando no hay más remedio. Eso lo entendió a la perfección ayer el Espanyol: 6 de sus ocho tarjetas amarillas llegaron cuando ganaban 2-1. Nosotros lo fiamos todo a la carta de Márquez, Puyol y Valdés, y cuando dos de los tres no están finos, hacemos aguas.

También tengo para Berigistain. No puede ser que cuando dos de nuestros titulares más brillantes, como son Eto’o y Messi, se lesionan, nos llevemos las manos a la cabeza porque el jugador al que al principio no le dábamos ni dorsal (Saviola) se lesione también. Está claro que Gudjohnsen no aporta lo necesario, que este debe ser el último año de Giuly, y que Ezquerro jamás debió haber venido. Mala planificación, Txiki.

Dejo a Deco para el último. Está claro, todos lo sabemos, y él el primero: sin su participación, el medio campo es un colador, y la creación se atasca. No podemos dejar que entre en una espiral de excusas, malas caras y microlesiones sospechosas, ni que “desaparezca” sospechosamente de algunos partidos. Lo necesitamos, y él nos necesita a nosotros. Este problema con el brasileño hay que arreglarlo como sea.

Como ya hice en una entrada anterior con el Real Madrid, voy a ofrecerle gratis y por la jeta a Rijkaard mi solución táctica y mi alineación, hasta que lleguen el camerunés y el argentino. Lo primero es recuperar para el equipo titular a Oleguer, para que haga pareja con Puyol. Al capitán hay que recuperarlo físicamente como sea, ha perdido velocidad y, sobre todo, colocación. En los laterales, necesitamos a Zambrotta, pero mientras se recupera, habría que aprovechar para darle minutos a algún canterano. Belletti está fundido. En la izquierda, Silvinho ha sabido sobreponerse a su edad, cosa que Gio no, y además se entiende mejor con Ronaldinho por esa banda. De “5” debe volver a jugar Márquez, un puesto en el que sí rinde como debe. Deco acompañará un poco más adelante a Xavi o a Iniesta (aquí no sé decidirme). Ronaldinho (tras darle un par de collejas que no le vendrían nada mal), Saviola y Dos Santos deberían jugar en la delantera hasta que llegue el salvador.

El salvador no es otro que Samu. No por su olfato de gol, su movilidad ni su entendimiento con Ronaldinho, sino por sus cojons. Hambre en estado puro. Ganas infinitas. Lucha sin fin. Cabreo constante, mala hostia, sangre de ácido sulfúrico. Y si hay que escupir a alguien, se escupe. Está mal, muy mal, pero al menos no nos iremos a la ducha con cara de perplejidad y conformismo.

=_= ·.oO(ZZZZZ…)

In Sin categoría on 12 enero 2007 at 5:03 pm

Menudo partidito que nos ofrecieron ayer el Betis y el Real Madrid. Parecía un anuncio de Flex. Y eso que hubo algún detalle que se puede comentar, pero en cuanto a juego…

La alineación de anoche de Capello me gustó más que las últimas del italiano, por su juventud, aunque no hay que engañarse, ya que estaba condicionado por las lesiones y por las bajas que está dando la entidad madridista. Me pareció genial juntar en el mismo equipo a Gago, Higuain, Reyes, Robinho y Sergio Ramos, y por una vez reconozco que Raúl Bravo no lo hizo del todo mal. Lástima la lesión de Roberto Carlos, vaya plaga de esguinces en los últimos tiempos.

Además, hubo otro detalle del que se percató toda España, a excepción quizá de Capello: Raúl es diez veces más valioso e incisivo en el área que en una banda. El 7 estuvo tan gris como el resto del equipo, pero se nota que la cosa es diferente. Incluso tuvo una gran ocasión para marcar. Si Raúl se queda, que sea para jugar en la delantera acompañando a Van Nistelrooy o a Higuain. Si no, no sirve.

También me gustó el caterano Torres. La papeleta era de cuidado, y no lo hizo mal del todo. Hasta que se recupere Cicinho, el lateral derecho debe ser suyo, ya que Ramos es necesario en el centro de la defensa y Salgado está en la lista negra.

¿Y Diarrá? Pues suma y sigue: con él en el campo, el Madrid no va nunca perdiendo. Algo es algo.

Por último, mensaje para Robinho: ya puedes espabilar, chaval. Estás ante tu última oportunidad. Déjate de milongas y échale desparpajo, que eres de los pocos descartables por los que se puede hacer algo de negocio… y esa es una oportunidad económica que, ya sin Beckham, el Madrid se sentirá tentado de explotar.

¿Qué más necesitas, Frank?

In Barça on 11 enero 2007 at 12:33 am

Si por algo se han caracterizado tradicionalmente los delanteros del Barça es por su poca elegancia, sus extraña forma de andar o correr y su poco ortodoxo golpeo de balón (lo que a veces no estaba exento de calidad o acierto). Ahora mismo se me vienen a la memoria los andares de Romario, la torpeza con la pelota de Julio Salinas o la imposibilidad de Kluivert para controlar un balón raso de manera que este se le quedara pegado al pie.

A esta nómina de delanteros peculiares hay que sumarle Saviola. Siempre parece que corre a pasitos, que no va a llegar al balón, que la golpea flojo, e incluso que agacha la cabeza al correr como si fuese… un conejo, precísamente. Sin embargo, es asombrosa la efectividad del Pibito. Hoy la ha vuelto a liar en Copa del Rey, con su doblete al Alavés.

Sí, claro, me diréis algunos, al Alavés se lo merienda hasta mi abuela. Bueno, pues ahí estaban el señor Ezquerro, el señor Giuly, y durante media horita el vikingo Gudjohnsen (quien parece que, ante la inminente reaparición de Eto’o, se ha vuelto un tanto indolente), y el único que ha sido capaz de meter la pelotita es Javier Saviola. Como siempre. Aunque juegue los minutos de la basura en los partidos de la basura (y no nos engañemos, este partido lo era), siempre responde con goles y asistencias.

Sin embargo, su alta ficha, herencia de la desastrosa etapa gaspariana, y su participación en una de las etapas deportivas culés más negras (aunque no por él, según sus números), siempre le han convertido en el primer descartado de la temporada, a pesar de la magia que acumulan sus (pequeñas) botas. La excusa que siempre puso Frank Rijkaard para alejar a Saviola, ora al Mónaco, ora al Sevilla, era que ya contaba con Eto’o, y que no quería dos delanteros de características similares (es decir, rápidos, ágiles y una conducción de balón más que decente). Pues bien, Frank, Samuel ha estado casi cuatro meses en el dique seco y, salvo por las semanas que el argentino ha estado lesionado, bien poquito que lo has usado, a pesar de sus supuestas similitudes con el camerunés. Este año lleva 4 goles en la Copa del Rey y 2 en la Liga, jugando muy poco. Si no me falla la memoria, lleva unos 70 goles en el Barça, en sus dos primeras temporadas y un poquito de esta, 17 en el Mónaco y 15 en el Sevilla (entre los que se cuentan 15 en Champions y 6 en UEFA). Ni Ezquerro ni Gudjohnsen resisten la comparación. ¿Qué más tiene que hacer el Pibito para demostrar que no es un argentino más llegado a Europa para llevarse la plata?